martes, 18 de mayo de 2010

17. HERRAJE

Letra y música: Armando Rosas.
Intérprete: Armando Rosas y La Camerata Rupestre.
Disco: Tocata, fuga y apañón.



Descansa sobre aquel barandal
el peso de la ausencia,
aromas de un herraje ancestral
pregonan tus querencias,
oleaje que se niega a borrar
dibujos en la arena,
marea que se agolpa al tratar
de desprender tu huella.

Recuerdo que se mece al vaivén
de una roja maceta,
aliento que sugiere un dogal
platica tus dolencias,
oleaje que se niega a borrar
dibujos en la arena,
marea que se agolpa al tratar
de desprender tu huella.

Si una tarde de abril no regresas,
si me agita una nueva marea,
bajo el sol tenderé el recuerdo de ayer,
y entonces buscaré otra nueva vereda.

Descansa sobre aquel barandal
el peso de la ausencia,
aromas de un herraje ancestral
pregonan tus querencias,
oleaje que se niega a borrar
dibujos en la arena,
marea que se agolpa al tratar
de desprender tu huella.


Herraje es una reflexión poética, de deliciosa sutileza, sobre la ausencia y la añoranza de la persona amada. Armando Rosas alcanza en esta canción su máximo nivel literario no experimental, más apegado a la tradición poética formal (el experimental lo alcanza en Invención para tragafuegos y Cuarteto Rupestre, como veremos más adelante), a la herencia de la poesía mexicana pre-vanguardias, sobre todo de López Velarde, pero que también recuerda al español Miguel Hernández. Si bien Herraje acude a la rima asonante, más común en la letra de canción, conserva una estructura simétrica en sus estrofas, además de una métrica casi totalmente regular (la excepción es el estribillo), de versos eneasílabos y heptasílabos alternados, lo que demuestra el cuidado formal que escogió para esta canción (muy distinto al coloquialismo de La antítesis del amor, por ejemplo). Sin duda alguna, Herraje se sostiene por las metáforas y prosopopeyas consecutivas, sin pausa, que recuerdan el estilo del primer Amaury Pérez, sobre todo del disco No lo van a impedir (también conocido en otros países como A pesar del otoño, creceremos). Podemos citar el ejemplo más notorio de esta semejanza: A que te olvide, canción con la que de alguna manera Herraje coincide, incluso en el tema. Pero si en la canción de Amaury había una negativa al olvido, en Herraje hay un pequeño ultimátum en el estribillo: si la ausencia se prolonga, entonces un nuevo amor podría ocupar el lugar de la ausente. Esta aparente contradicción es el verdadero sentido de la rola: todo amor, aun el más exaltado, sólo pervive si se le retroalimenta. Así, el romanticismo de la rola sólo es aparente; en realidad estamos ante una posición mucho más contemporánea del amor, que exige correspondencia justo porque ya no nace de la irracionalidad pura, sino también de la valoración de los actos y los méritos del otro. Ese romanticismo, que es el que exhala “aromas de un herraje ancestral” (cabe recordar que la primera vez que se usó la palabra romántico fue para describir unas ruinas medievales), pese a que igual impone de alguna manera su fortaleza emocional, es ahora revisado, puesto a prueba. Así, en Herraje Armando Rosas no descree de la potencia sensible del alma romántica, pero sí de su inmutabilidad sacrificial, del masoquismo que encerraba, como un rechazo a la pasión (que, recordemos, viene del griego pathos, que significa enfermedad) pura o sola, para reafirmar la necesidad de un nuevo amor, que también incluya la inteligencia, la ética y la equidad.
Pero obviamente toda esta carga reflexiva se entrega a través de un lenguaje altamente poético. Como dije, metáforas y prosopopeyas se suceden, una tras otra, sin descanso. Y no son simples; al contrario, su complejidad requiere un esfuerzo interpretativo, lo que reafirma que Rosas esta vez se fue por el camino de la solemnidad, pues Herraje es una canción de gran profundidad intelectual.
Sin embargo, lo anterior se equilibra con la música y el arreglo. El ritmo de Herraje es muy particular, cercano al vals peruano, que solía componer, por ejemplo, Chabuca Granda. Pero la instrumentación clásica de La Camerata Rupestre, de guitarra acústica de concierto, cello, violín y clarinete o flauta traversa, le da un aire diferente a la rola, único y extraordinario. El juego entre la música de cámara y el rock, que el grupo siempre realizó (no sólo musicalmente, sino hasta en la ropa que usaban en conciertos y fotos, siempre de smoking los músicos de cuerdas y de sport los otros dos), les dio siempre un estilo muy identificable y rico. Pero al ser Herraje una canción más seria, la influencia de la música clásica también se nota más, le resulta mucho más adecuada, como se ve en el dueto de cuerdas del solo posterior al estribillo. La misma voz de Armando Rosas, a veces demasiado nasal, aquí se mide, es cautelosa. Todo esto convierte a Herraje en una de las piezas mayores del rock sinfónico mexicano, del que, como ya mencionamos antes, existen pocos ejemplos.
De este modo, poesía, rock y música culta se funden en Herraje de manera impecable, fina, y hacen de la rola una verdadera belleza, única en su género.

8 comentarios:

  1. Celebre Canción mi Estimado Pingüino, como ya lo hemos comentado “Tocata, Fuga y Apañon” el mejor disco de Rock Mexicano!!, esta rolita la tercera del disco, al inicio con la entrada de la guitarra y la conga o maraca evoca a una canción tipo de los tríos que escuchaba y tocaba mi sacrosanto Padre, a la mitad cuando entra el violín la hace deliciosa y aquí la voz se convierte en un instrumento mas que no importa lo que este cantando es sublime, y al final se apodera de uno, una sensación de que fue una composición muy corta de tan solo 2:50 y que pudo habernos dado mas!! Sobre la letra todo lo resumiste y no hay que mas decir.
    Gracias Armando por existir.

    Un sinfónico saludo, Maese Pingüino!!

    ResponderEliminar
  2. Igual para ti, amigo Margarito. A mí si me gusta que la rola sea breve, porque en general las rolas largas funcionan para las proezas instrumentales en solos, y aquí el espíritu es otro, más tenue. Asimismo, yo no creo que "Tocata, fuga y apañón" sea el mejor disco de rock mexicano. Como dije por ahí en la respuesta a un comentario de algún post, en realidad para afirmar cuál es, necesitaría analizar todos sus tracks detenidamente, y también el equilibrio y la variedad de su conjunto, y eso no lo he hecho, así que no puedo pronunciarme por ninguno. Sostengo, eso sí, que para mí seguramente está entre los de la lista que ahí mismo puse.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. gran rola de armando rosas,exquisitas figuras literarias, de lo mejor de la camerata rupestre, y si coincido contigo, la musica de esta rola me recuerda de alguna manera a la flor de la canela de chabuca granda, o a merceditas de oscar chavez. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Igual para ti, estimado lalorock. Realmente el vals peruano es bastante reconocible cuando uno lo ha oído suficiente. Lo que pasa es que el arreglo de la Camerata distrae un poco, hace que parezca otra cosa. Algo similar ocurre con los reggaes de Carmen Leñero (como "La barda"), o el de "Llévate la historia" de Real de Catorce, y en el caso del rock en inglés, con "Piano man" de Billy Joel, que es un vals.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo que no me daba una vuelta por tus blogs pero hoy 14 de febrero me pareció que esta canción, junto con el análisis tan interesante que realizas, viene muy [i]ad hoc[/i] para recordarnos que amor y romance no son lo mismo.

    Me da gusto ver que sigues actualizando tu otro blog, prometo hacer lo posible para vagabundear en él un rato este fin que viene.

    saludos.

    ResponderEliminar
  6. Estupendo, estimado Herbert, esperaré con mucho interés tus comentarios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  7. Qué tal Pingüíno, una pregunta sobre la canción que da nombre a este disco (Tocata, fuga y apañón). ¿Qué significados le ves? Creo que es clara la referencia a las razzias y a la represión, pero igual tiene otros significados, ¿así lo ves?

    ResponderEliminar
  8. De hecho, la historia la ha contado el mismo Armando, amigo Daniel. La rola habla de un decreto que el gobierno conservador priísta de la época sacó en el D.F., llamado "de moral y buenas costumbres", y que permitía las detenciones y penalizaba a los jóvenes por "delitos" como usar cierta vestimenta, tener pelo largo (los hombres), llevar minifalda (las mujeres), etc., Así que la rola "Tocata, fuga y apañón" hace una reflexión irónica sobre esa arbitrariedad absurda de su momento histórico (hace la crítica de su tiempo, que es rasgo del verdadero arte, sin moralina ni "mensaje" obvio ni fácil), así que efectivamente habla de las detenciones, razzias y demás abusos policiales, pero con esa motivación puntual histórica. Obviamente, añade a esa ironía la habitual de la mezcla del rock con los términos de la música clásica, distintiva del grupo, por estar formado por músicos de conservatorio, de ahí la parodia de Bach del nombre de la rola (hay otros guiños semejantes, como el diseño mismo del disco, la portada, la vestimenta de los integrantes, etc.).
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar