lunes, 17 de mayo de 2010

1. BOTONES

Letra, música e intérprete: Jaime Moreno Villarreal.
Disco: Sin editar en disco. Grabada para
Radio Educación.


¡Santas Pascuas de Cuaresma,
estos no conocen ley!,
a la niña se la llevan
al cuartel de ocupación, con el tropel.
¡Mi hijita linda!, ¿cuándo te volveré a ver?

Que le traigan sus muñecas,
que le traigan un bidé,
y la caja de botones
de que ha hecho colección, para coser.
¡La niña tanto le ha gustado al Coronel!

Ya le rizan los mechones,
ya le pintan el rubor,
ya le ponen unas medias
de color.

¡Cuánta flor de pedrería!,
¡cuánta cuenta de carey!
Va pegando los botones
al chaqué de gala de su Coronel.
¡Cómo aprovecha sus ausencias del cuartel!

El olor de naftalina,
le fascina, del baúl;
la memoria de un ropero,
las corbatas anchas de papá Saúl.
Ahora su hombre vestirá también de azul.

Se prepara la revista,
¡que le vistan el chaqué!
¡A divisionario
lo van a ascender!

¡Cuánta concha de conchita!,
¡cuánta luna de marfil!
¡¿Quién hizo esta carambada,
que le pasen al pelón por un fusil,
y que le planchen su camisola de dril?!

¡Santas Pascuas de Cuaresma,
estos no conocen ley!
A la niña se la llevan
del cuartel…


Son tantas las contradicciones y debilidades del rock mexicano, sobre todo de calidad, que casi no debería extrañar que esta, la canción número 1 de la lista, ni siquiera esté grabada en un disco. De hecho, Jaime Moreno Villarreal, para mí el mejor letrista del rock mexicano, ni siquiera ha podido grabar. Conocemos su material por los demos a guitarra o piano y voz que grabó para Radio Educación, o por las magníficas versiones de sus canciones que ha grabado Carmen Leñero. Insólito. Francamente imperdonable. Pero, para quien ha visto, como yo, la situación del rock nacional a lo largo de su historia, nada extraño. Pero en fin…
Si al analizar Exiliado celeste de Arturo Meza la mencioné como la única canción auténticamente épica del rock mexicano, de Botones de Jaime Moreno Villarreal podemos decir de manera igual de tajante que es la mejor canción auténticamente narrativa-histórica del rock nacional, y casi la única, de no ser por la ya analizada Dama en la carretera de Rafael Catana, la otra gran representante del género. Si la rola de Catana centraba claramente su contexto histórico en la Revolución, la de Moreno Villarreal podría ubicarse en distintos momentos, pero sin duda alude a un momento de la convulsionada historia de México (yo tiendo a pensar que se refiere a la ocupación francesa, por la línea “cuartel de ocupación”, o a la Revolución, por la manera en que se apoderan de “la niña”, que recuerda la leva de esa época, pero obviamente son sólo posibilidades). En todo caso, el valor de la canción no está en su contexto temporal, sino en la impresionante capacidad para hacer un relato, un pequeño cuento extraordinario, con reminiscencias de la novela mexicana de fines del siglo XIX y principios del XX, de autores como Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Payno, Gregorio López y Fuentes, José Rubén Romero e incluso Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, Mauricio Magdaleno y Agustín Yáñez, sólo que con la carga poética de José Juan Tablada y López Velarde, en amalgama extraordinaria. Pero sin duda toda influencia es limitada en Botones, que posee un estilo y un control narrativo únicos. En esta canción, el amor y cierto abuso (producto de las circunstancias históricas) se confunden, como seguramente ocurrió más de una ocasión en la vida real. La “niña” de la narración parece raptada por las tropas, ya sea federales, o revolucionarias (depende de la interpretación histórica que se escoja), para “servicio” de un Coronel. ¿Pero es un rapto real, o una manera de expresar la pérdida de la hija, de este ingenioso narrador-padre? Como suele ocurrir con las grandes canciones, esa conclusión se deja al lector. Moreno Villarreal, como todo gran artista, cree en el lector, escucha o público activo, que pueda “crear” también la obra junto al artista. Por eso Cortázar sugiere varios tipos de lecturas para Rayuela, incluyendo el famoso “tablero”. Y también por eso José Agustín deja que las dos novelas cortas —Luz externa y Luz interna— que forman El rey se acerca a su templo estén en un libro sin “lado correcto”, gracias a que, a través de un original recurso de impresión, no puede distinguirse cuál novela es la primera que hay que leer, y por lo tanto, la decisión que tome el lector crea una sensación diferente, “arma” el gran total en un sentido u otro. Con la misma intención, los grandes artistas dejan que la interpretación personal tenga mayor peso, y sea múltiple, polisémica. Cuando en Botones ese abuso real, o ese rapto espiritual de la hija se convierte en amor máximo, la pérdida final que resuelve la historia, por la que “a la niña se la llevan del cuartel”, es tan sutil, tan delicada, que cuesta trabajo percibirla, y aun transcribirla correctamente en su puntuación (problema frecuente en las canciones, que no siempre son claras en sus énfasis gramaticales, por la naturaleza propia de la estructura musical). Y de hecho, caben varias interpretaciones (la mía es que el amante, el Coronel, muere, y la “carambada” es justo “que le pasen al pelón por un fusil”, que lo hayan matado). Pero sea cual sea la interpretación que se escoja, claramente la “niña” abandona el cuartel, como podemos concluir gracias al recurso estilístico de Moreno Villarreal, al contraponer la primera y la última estrofas. Es decir, ese amor termina, tan fugaz y tan circunstancialmente como comenzó, en ese contexto histórico violento, vertiginoso y cruel que definió, define y al parecer seguirá definiendo a México. Por ello, el fondo de Botones es profundo, de grandes connotaciones de la cultura, la historia y la sensibilidad de México. Pero si la trama y el fondo de Botones son notables, inteligentes y emotivos, el lenguaje, las imágenes y las herramientas estilísticas que Moreno Villarreal utiliza con gran maestría son inigualables. Como dijimos, el tipo de narrador, cambiante, mixto, con voz de padre en un principio, pero con tonos omniscientes después, es ingenioso, original, riquísimo en posibilidades. El vaivén léxico con el que logra esa mixtura es tan cuidadoso, tan bien llevado, que sorprende, por sus términos populares, coloquiales y afectivos, colocados con tino y belleza. El añejo hipérbaton (“el olor de naftalina, le fascina, del baúl”) es tan evocador, y transporta y contextualiza históricamente el tema con tanta precisión, que realmente es un prodigio poético. Y el extraordinario control del ritmo narrativo, entre insinuaciones y ocultamientos, pistas y distractores, hacen que la línea narrativa oculta y la tensión estén en el más alto nivel literario que haya alcanzado rockero mexicano, a través de una elipsis ejemplar. Por todo esto, para mí Botones es la mejor letra del rock mexicano en la historia, impecable, hermosa, perfecta, de una ternura y una melancolía maravillosas. Un auténtico poema máximo.
Pero lo extraordinario es que Jaime Moreno Villarreal cobija este logro poético con una música preciosa, de dulzura conmovedora, tristísima, cristalina, en una melodía llena de cadencias aterciopeladas, gracias a un piano solo delicado, grácil, etéreo como nunca. Pocas veces en el rock la elección de un instrumento solo es el arreglo más rico. Suele pasar que, cuando ocurre, sentimos la necesidad de algo más, y si no conocemos la rola, incluso esperamos que aparezca un quiebre instrumental, lo damos por hecho. Pero el piano de Botones se basta totalmente, es pleno, porque Moreno Villarreal acude a las octavas altas en los momentos más precisos, a través de figuras cristalinas y cálidas, que apuntalan su voz bien colocada, en la melodía quizá más apropiada para su tesitura. Todos estos méritos musicales crean una atmósfera tibia, un vapor nostálgico en concordancia perfecta con el tema y la poesía de la letra, un aire de antaño, de pasado, de historia. Esta suma pulcra, perfecta, de letra, música, interpretación y arreglo, con gran equilibrio en forma, fondo y emoción, hacen de Botones la canción número 1 de esta lista. Si alguien siguiera dudando de que el rock mexicano es arte (si hay infinidad de canciones que no lo son, simplemente es porque pasa eso mismo con la pintura, la literatura, el cine y todas las demás ramas del arte, así que no lo desmentiría), basta con ponerle Botones de Jaime Moreno Villarreal. Una obra maestra que no deja lugar a dudas.

82 comentarios:

  1. De acuerdo en que Moreno Villareal es el mejor letrista del rock nacional y no porque haya pocos buenos letristas, al único que pondría a su altura es a Jaime López, también pródigo en recursos para la narración y la creación de imágenes, de acuerdo contigo en lo que dices del arreglo de piano, podría ser un arreglo más complejo y completo, pero cuando ya escuchaste esta versión, no te suena tan bien ninguna otra, hace poco escuche a Carmen Leñero interpretarla en un programa de televisión y con todo y la voz maravillosa que tiene y un arreglo con más instrumentos, la versión de Jaime sigue pareciendome insuperable.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ariel. Y yo coincido contigo en que sólo Jaime López puede equiparársele, si tomamos el conjunto de ambas obras. Lo digo porque varios otros lo han hecho con algunas rolas, pero no con tanta continuidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué rola tan chingona me cae de madre, no la conocía. Es un pequeña historia, sencilla, muy trabajada y muy tierna. Parece una historia de amor, pero con un transfondo perverso por lo del rapto y también porque la niña se acuerda de su padre cuando arregla el traje de coronel.

    A mí en lo personal la historia me remite a también a la ocupación francesa y la clave de esta sospecha está en la palabra "carambada". Esta palabra al parecer se utilizaba en ese contexto como sinónimo de fechoría. Incluso en esa etapa histórica existía "La carambada", un personaje histórico femenino, que la historia oficial registra como una bandida.

    Chale, ¿dónde se consigue esta maravillosa música? (Ya sé que sólo de mano en mano)¿Habrá posibilidad de que esta grabación circule? No cabe duda que uno nunca deja de descubrir cosas maravillosas en el rock nacional.

    Y si es la mejor rola del rock mexicano... no sé, en lo personal no me parece prudente hablar de "La mejor canción...", pero sin duda es de la mejores

    ResponderEliminar
  4. Cumplo con publicar este encargo:

    "Ya pude entrar a tu blog, pero no me permitió dejar este comentario en la
    canción "Botones", te lo mando por acá a ver si lo puedes pegar en
    comentarios:

    Estimado PINGÜINO ELEMENTAL.

    Revisé tu lista, en verdad me sorprendió, hasta canciones inéditas y tal,
    en fin...

    Por supuesto mi lista sería totalmente distinta, vamos! la canción que
    pones en número 1, que es muy bonita, ni siquiera estaría entre mis
    9487463562848493 canciones del rock nacional, pero justo por eso me gusto
    tanto este blog y te felicito.

    Lo voy a visitar regularmente y escuchar más canciones que no conozco de
    tu lista.

    saludos
    micro".

    ResponderEliminar
  5. Ahora respondo:

    Gracias a ti, Micro. Visitaré con interés tu lista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Muchísimas gracias, Rodrigo, qué gusto! Oir tu viejo programa "En el rol de todos los días" era un acto obligatorio cada semana, y en él, junto con el resto de la programación de Radio Educación, Radio Universidad y otros mínimos espacios, pude conocer mucho del material más importante e inédito del rock mexicano (mucho del que está en este mismo blog). Hace ya tanto tiempo...
    Por suerte el ciberespacio ahora facilita conseguir ese material. Ojalá tú también lo sigas compartiendo, porque vaya que es importante difundir a tanto artista extraordinario, pero lamentablemente marginal. Eso intenta este espacio...

    Muchos saludos, y gacias por la visita.

    ResponderEliminar
  7. Pingüino:
    ¿Qué te parece si hacemos algo en radio para los viernes 3, 10 y 17 de diciembre hacia la medianoche? (déjame checar como andará para entonces la carta programática de RE)
    Tu programas la música y haces los comentarios (también para mí es muy rico escuchar propuestas propias con material similar. De hecho lo intenté en RadioChatPuntoCom entre el 2000 y el 2004 + ó -) y es muy disfrutable.
    Como imaginarás una de las propuestas estéticas que puedes encontrar en una programación musical "al aire" implica realizar una curaduría de canciones (o piezas musicales) a partir no sólo de catalogar la música sino acomodarla para provocar al radioescucha.
    La programación musical "al aire" difiere de un ejercicio de curaduría bien delimitado y cambia constantemente de formas, géneros y momentos. En las múltiples ocasiones que, como gremio, hemos tenido que defender nuestro trabajo con las administraciones en turno, cuando entramos al tema los funcionarios generalmente no conocen el fundamento de nuestras selecciones musicales y, por ejemplo, Olga Durón les plantea que la secuencia musical seleccionada puede asemejarse a una obra clásica con giros súbitos de tiempos, modulaciones, ritmos e intensidades, aún bruscamente; a mí me parece también semejante a la lidia de un toro en la cual el programador lleva el mando en una muleta virtual que, según palpa el momento elige este o aquel pase o, en un momento determinado, se tira a matar.
    Cuando produje: "Las mil de los sesenta" el reto era que poner después de, por ejemplo, In-a-gadda-da-vida ó Light my fire para mantener al público "clavado" en la transmisión. Hacer que las rolas conclusivas pudieran aparecer en la trama general sin perder su contundencia.
    De igual manera cuando produces una programación "especial" sobre alguna línea en particular, como en el caso de tu blog y varias de mis "programaciones en vivo", debes partir de establecer claramente los límites que acoten y centren la selección (y que servirán de eliminadores naturales de rolas) y es por esto que me gustó tanto tu análisis.
    La invitación hasta diciembre es porque llevo varios meses gestando un maratón de 24 horas de música que, sin la euforia oficial de los festejos centenarios (ó quizás por eso mismo) pretendo transmitir doscientas y pico canciones de compositores mexicanos (incluidos los chicanos), cantadas por intérpretes mexicanos (incluidos los chicanos) organizados entre los períodos históricos del país y la temática nacional en general. este trabajo lleva un buen tiempo y no quise que se transmitiera en septiembre pero en octubre tenemos la bienal de RE y el FIC y eso quita tiempo al aire por lo que acordé su transmisión para el domingo 14 de noviembre (una semana antes del Anivdelarev) el título será: "¡Qué tantos son dos siglos! (Tragicomedia musical mexicana en doscientos y pico canciones)". Desde luego que lo tragicomedia fue influido por José Agustín. Y aquí lo divertido es, entre otras cosas, confrontar épocas: ¿Recuerdas el "Mal hombre" de Lydia Mendoza? en que enfrenta al gañán y le dice: "¡Eres un mal hombre!" con lo que libera la afrenta, imagínatela junto al "Que grosero" y su "Vales madres, sí, sí, vales verga" de las Ultras.
    En fin, como gente de radio no tenemos la neta (acaso tenemos la neta propia), debemos ser facilitadores de espacios para la sociedad y parte de la provocación para una búsqueda personal de netas es, justamente, invitar a quienes tienen y quieren decir algo al aire. De ahí la invitación.

    ResponderEliminar
  8. Agradezco muchísimo tu invitación, Rodrigo, y realmente me encantaría. Pero lamentablemente desde hace un par de años no vivo en el D.F., y eso lo hace imposible. Por eso mismo señalo lo importante del internet para poder conocer y adquirir la música para personas en esa misma condición, y créeme que a este blog ha llegado mucha gente no sólo de los estados de la República, sino de otros países, como Rusia, Corea, Sudáfrica y hasta Arabia Saudita (en serio, y no por accidente). También esa intención de difusión internacional del rock mexicano tiene este blog, como explico en la PRESENTACIÓN.
    Lástima entonces... Pero de nuevo agradezco mucho tu propuesta y tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ni hablar, mi buen Pingüino, ya será pa' l'otra.
    Tal vez te interese conocer que Botones las escribió JMV para que la cantara Eugenia León (lo que no se ha dado hasta el momento), o que (y esto seguro lo sabes) Lucerna Diógenes no es el único grupo de carnales en el rock mexicano. Baste recordar a los muñecazos hermanos Mújica (Everardo, José Luis -Chucho- y Paco): Tex Tex. Por supuesto los gemelos Aguilar Tagle (Agustín y Gerardo) del maravilloso Mamá Z (que se vuelve a reunir -sin Gerardo, claro- para el cumpleaños de ambos el 23 de octubre en Ruta 61) los Rodamillans en Ninot, los Guerrero en Toncho Pilatos y, seguro, muchos más.
    Bueno, p's ya encontrado el sitio, lo estaré leyendo con gusto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mi estimado Pingüino, he estado leyendo con atención tu blog y, debido a que en el 34% de las canciones que forman tu selección he participado (veinte en grabaciones no publicadas en disco y 14 en discos en los que he colaborado directamente), y dado que a mi primer comentario en el blog recordaste aquel viejo programa que produje para Radio Educación entre el '86 y el '88 creo que vale la pena compartir con tus lectores, en primer lugar la lista de las canciones a las que me refiero, en seguida a sus nombres correctos (dos de ellas) y al lugar de grabación y/o como llegaron a mí las que no grabé directamente.

    Así que, las veinte canciones de tu selección, que grabé entre el estudio "A" de Radio Educación y mi casa, así como los casets que transmití al aire porque me los hicieron llegar los propios músicos es la siguiente:

    1. El gato. Roberto González. Estudio A de Radio Educación
    2. Blues de las ventanas. Enrique Montes Arellano. Estudio Principal del IMER
    3. Solares baldíos. Rodrigo González. Estudio A de Radio Educación
    4. Tiempo de híbridos. Rodrigo González. Estudio A de Radio Educación
    5. La escena me traspasa el corazón. Guillermo Briseño y Jaime Moreno Villarreal. Estudio A de Radio Educación
    6. Rojos de marzo. Roberto Ponce. Estudio A de Radio Educación
    7. Bigote azotador. Roberto Ponce. Estudio A de Radio Educación
    8. Parada suprimida. Gerardo Enciso. Estudio A de Radio Educación
    9. Calzada de Tlalpan. Roberto Ponce. En mi casa
    10. La barda. Fabio Morábito. Caset aportado por JMV a través de Alejandro Moreno Villarreal
    11. ¿Qué vas a hacer? Iván Rosas. Estudio A de Radio Educación (No se llama “¿Qué vas a hacer con tu rímel?”)
    12. Mírame desaparecer. Roberto Ponce. Estudio A de Radio Educación
    13. Un curso intensivo. Jaime López. Estudio A de Radio Educación (también existe laversión de Maru Enríquez en el disco EP. “Ardentía”)
    14. Las caricias de un extraño. Jaime López. En mi casa
    15. Amo a mi país. Gerardo Enciso. Estudio A de Radio Educación
    16. El pendiente. Jaime Moreno Villarreal. Estudio A de Radio Educación
    17. Alma de tabique. Jaime López. Estudio A de Radio Educación
    18. Se decolora. Jaime Moreno Villarreal. Estudio A de Radio Educación
    19. Las mujeres solas lo hacen. Jaime Moreno Villarreal. Caset aportado por JMV (grabado con grupo -incluido Memo Briseño-) (No se llama “Gotas para los ojos”)
    20. Botones. Jaime Moreno Villarreal. Estudio A de Radio Educación

    ResponderEliminar
  11. continuación...

    Los discos en los que colaboré son:

    1. Hurbanistorias. Rodrigo González (1986) reedición en CD
    1.1. No tengo tiempo (de cambiar mi vida). Rodrigo González
    1.2. Perro en el periférico. Rodrigo González
    1.3. Distante instante. Rodrigo González
    1.4. Rock en vivo. Rodrigo González
    2. El profeta del nopal. Rodrigo González (1986)
    2.1. Solares baldíos. Rodrigo González (ver referencia)
    2.2. Tiempo de híbridos. Rodrigo González (ver referencia)
    3. Arpía. Cecilia Toussaint (1987)
    3.1. Viaducto Piedad. José Elorza
    3.2. Sex Farderos. José Elorza
    4. Esa viscosa manera de mojarme las ganas (Mamá Z (1987)
    4.1. Pastel Artaud. Agustín Aguilar
    5. Trolebús en sentido contrario. Trolebús (1987)
    5.1. Atletic Tepis. José Luis Campos García
    5.2. Blues de las ventanas. Enrique Montes Arellano (ver referencia)
    6. Tocata, fuga y apañón. Armando Rosas y la Camerata Rupestre (1987)
    6.1. Cisne. Rafael Catana
    6.2. Papalote. Armando Rosas
    6.3. Herraje. Armando Rosas
    7. 1ª. Calle de la Soledad (1992) reedición en CD
    7.1. Corazón de cacto. Jaime López
    7.2. 1ª. Calle de la Soledad. Jaime López
    7.3. Bonzo. Jaime López
    8. Oficio sin beneficio (1992)
    8.1. Un curso intensivo. Jaime López (ver referencia)
    8.2. Alma de tabique. Jaime López (ver referencia).

    (ver referencia) quiere decir que, grabados para otro propósito fueron incluidos posteriormente en algún disco.

    Evidentemente en "Hurbanistorias" lo único que hice fue el diseño del LP y en "1a. Calle de la Soledad" algo del diseño y la talacha de parte de la post-producción ya que los dos eran discos (en el caso de Hurbanistorias caset) previamente producidos.

    Finalmente, ya iré colocando en los comentarios respectivos alguna nota al respecto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Cómo diría López: "válgase la rebuznancia": "respectivos alguna nota al respecto"

    ResponderEliminar
  13. Estimado Rodrigo, de nuevo agradezco tu invitación, que sin duda me honra. Realmente es una lástima su imposibilidad. Pero bueno, como bien dices, será para la otra, y con este blog y alguna que otra cosa que pueda hacer por ahí, seguiré difundiendo desde mi limitado alcance el rock mexicano de calidad...

    Te gardezco mucho también los datos que aportas. El material inédito que poseo lo obtuve no sólo de tu programa, sino como dije, de distintos horarios de la programación de Radio Educación, de Radio Unviersidad, luego Estéreo Joven, y ahora también navegando por internet (además del Chopo, y otros puestos callejeros, obviamente)... Y como no recuerdo exactamente cada caso, por eso no lo especifiqué, y señalé sólo la estación. Así que es un gran aporte lo que cuentas. Eso explica también el par de errores en los títulos, porque muchas veces "cachaba" las rolas con la grabadora mientras preparaba mis clases del otro día, y se me iban, y en otros casos la referencia venía equivocada. Ya están corregidos ambos casos...

    ResponderEliminar
  14. En cuanto a los grupos de hermanos, el caso de Mamá-Z lo había señalado en otro post, y el de Tex-Tex y Toncho Pilatos no los recordé en ese momento, qué bueno que los mencionas. Lo de Ninot lo desconocía, porque nunca tuve el disco original (sólo copia a través de los cuates, y obviamente sin los créditos, sólo con los títulos de las canciones).

    También desconocía algunas de tus participaciones en las grabaciones (¡son muchas!). Así que todos los datos (y opiniones sobre los posts mismos, por supuesto) que puedas aportar enriquecerán mucho este espacio, los esperaré con gran interés.

    Un abrazo, y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Pingüino, ya iremos encontrando la forma de darle salida radiofónica a tu análisis sobre las letras de 100 canciones de rock mexicano que, como reconocen varios de los comentarios en tu blog, son muy valiosas y aportan metodología y sistematización a este vilpendiado género de la música mexicana que, como lo mencionas, cuenta con poquísimos aportes en cuanto a prensa y publicaciones.

    De ahí el goce de leer tus notas y volver a escuchar muchas rolas para confirmar, como sostienes, que las letras en el rock mexicano, sobre todo de estos letristas y algunos otros, no desmerecen en lo absoluto dentro de un panorama universal.

    Aprovecho para contarte que la foto de Jaime Moreno Villarreal que tienes colocada en esta entrada fue recortada de la original por tu seguro servi-bar (López dixit) en la que aparece toda "La ópera flotante" (La Carmen con un sombrerote) y que yo fui recolectando (entonces las PC's no permitían gran cosa y el internet todavía no llegaba a los mortales -se quedaba en el Pentágono-) para publicar, con fotos, los resultados de la "votación" de los radioescuchas de "En el rol de todos los días" de 1988. La foto me la pasó Mario Martínez, a la sazón guitarrista de "La ópera flotante" y quien, luego de conocernos en la ENM, vivió un rato en mi depto. de la Alfonso XIII (El gueto).

    En el recorte del resto de los miembros de la banda podrás notar lo arcaico de las técnicas de edición fotográfica por computadora de entonces (así como mis grandes limitaciones en el tema). No obstante, al no tener otra foto de Jaime (ni pidiéndosela a su carnal el Hare) la puse en mi blog http://losdocegrandes.blogspot.com para tener una referencia visual de este gran compositor, desafortunadamente poco difundido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Estimado Rodrigo:

    Gracias por el dato de la foto. Cuando apenas empezaba a redactar los posts (primero en Word), me di cuenta que un blog sólo de texto iba a resultar demasiado pesado, hasta visualmente, así que entre escrito y escrito, árboles actanciales y esquemas estilísticos, busqué fotos en internet para apoyar las entradas. Al menos debían ser 105, una por entrada, aunque yo deseaba incluso 2 por entrada, lo que no siempre conseguí. No sabes el trabajo que me dio encontrar algunas (como las de Moreno Villarreal e Iván Rosas, de quien hasta dudaba que fuera el correcto), e incluso en algunos casos tuve que tomar fotogramas de videos (como en el caso de Tierra Baldía y Jaime López, de quien deseaba una foto más antigua). Así que dada la necesidad de tanto material, tuve que olvidarme de citar cada página de referencia, o si no iba a tardar siglos. Y de hecho, usé más los buscadores de imágenes que las páginas directas, así que la foto que mencionas (como todas) en realidad no podría decir dónde la obtuve, en una de esas de tu misma página sin saberlo... Por eso es muy interesante lo que me cuentas. Justo es lo rico de saber cosas de alguien más metido en el medio musical directo como tú (y no como yo, sólo escucha y analista distante, sin relación personal con los músicos), así que siempre será un aporte ese tipo de anécdotas y datos, te lo agradezco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, consideré, y me parece importante todavía, que también era interesante difundir los rostros de los rockeros de calidad, porque algunos eran desconocidos hasta para los que poseemos su material, así que eso también me decidió a incluir sus fotos, así como las portadas de algunos discos. Y si a eso se le suma el objetivo principal: permitir a la gente oír las canciones mismas, espero que los meses de trabajo que me llevó este espacio hayan valido la pena, y que el rock mexicano de calidad se difunda...

    ResponderEliminar
  18. Estimado Pingüino:
    Agradeciendo tu propuesta iré poniendo en las entradas respectivas, alguna información relevante que ande por acá, por mis alforjas.

    Aprovecho para invitarte a leer mi opinión sobre tu blog en e3l mío de radio: http://rodoyarzabal.blogspot.com/

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  19. Estimado Rodrigo, muchas gracias por la opinión y reseña incluidas en tu blog (que, junto a otro tuyo que encontré, añadí a la lista de blogs recomendados). Lo único que podría agregar es que los análisis no se limitan sólo a la parte letrística o literaria, sino también a la música, tanto en composición, ejecución y arreglos, pues como cuento en la PRESENTACIÓN del blog, tuve la fortuna de estudiar música también unos buenos añitos, y algunos métodos de análisis que usé (como el de Jenaro Talens) sirven para todas las ramas del arte, y no sólo para la literatura.

    También se dejó entrever en tu blog que tienes discrepancias con la lista, supongo que tanto por algunas rolas que aparecen como por otras que faltan, y sería muy interesante si pudieras manifestar eso, así como los desacuerdos que tengas con los análisis mismos de las rolas. Siempre la discrepancia bien sustentada es el mejor apoyo que se le puede dar a cualquier espacio crítico como intenta serlo éste, y las réplicas y contra-réplicas fundamentadas y respetuosas del debate aportan más elementos para las opiniones críticas de los demás lectores. Así que con toda confianza, aquí no sólo cabe cualquier opinión, sino que es parte de su sentido.

    Un abrazo, y gracias de nuevo (ah, y por favor, si ves a Agustín Aguilar, dile que le agradezco mucho la difusión. Viniendo de él, es un auténtico lujo).

    ResponderEliminar
  20. Mi estimado Pingüino, he quedado gratamente impresionado al leer gran parte de tu blog. Como te mencionaba resulta muy importante un trabajo documentado y sistematizado en un campo tan abandonado (donde la crítica es escasa y, la mayoría de las veces, parte de la improvisación).

    Con tus análisis no puedo tener desacuerdos sino respeto y placer al leerlos.

    Mis discrepancias con tu lista las remito a tu presentación donde citas: "Y las discrepancias que provoca son tan obvias en su validez, que caer en su discusión es realmente perder el tiempo."

    Te decía anteriormente que a mí, acostumbrado a hacer la propuesta, me resulta muy gratificante estar del lado del receptor y me abre nuevas posibilidades sobre las mismas rolas ya que cada uno de nosotros le vamos dando nuestra propia interpretación al margen, incluso, del compositor y/o intérprete (Choluis dice que una rola no termina hasta que la confrontas con el público).

    Lo que podría aportar aquí es que yo ubico las rolas en diferentes planos y usos, entendiendo que la música lleva inherente una propuesta política y social. Entonces mi método de clasificación (mismo que utilicé para desarrollar la base de datos donde clasificamos la música y la programamos en Radio Educación) parte de una idea del Maestro Julio Estrada que, viene a ser la escencia de nuestro método de programación en RE y, dicho por el mismo Maestro Estrada: "La tercera posibilidad en la radio” era una suerte de urbanización musical y sonora que tocaba lo antiguo y lo moderno, lo cercano y lo distante, lo conocido y lo ignorado. Radio Educación renació como resultado de la vivencia individualizada de oír y hacer oír cada día una programación inédita que surgía de una noción incontestable: crear con lo creado. El proyecto exigía la escucha de música muy diversa, entender sus enlaces o aprender a percibir el momento idóneo de su transmisión.
    Con un gran mapa en la oficina proyectamos itinerarios con el criterio de transitar con fluidez el vasto universo musical, lo cual ameritó el análisis y registro meticuloso de cada obra de la discoteca: autor, género, estilo, época, intérprete, duración, instrumentación, país de origen, eventuales texto y autor, etc.
    A partir de 1975 ensayé una aplicación matemática a la programación musical a partir de una búsqueda que, sobre música y teoría de grupos finitos, desarrollé con el Ing. Jorge Gil del CIMAS (hoy IIMAS -Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas-), UNAM, para estudiar las escalas y sus transformaciones algebraicas expresadas en un cubo. El método para programar la música consistía en atribuir a cada vértice del cubo un parámetro musical que define una secuencia referencial –la identidad- desde la cual se pueden generar operaciones asociados a esta, producto de la rotación y traslación del cubo. Dicha transición de mínima distancia consiste en transitar a través de las órbitas del cubo, de manera que el paso de una obra musical a otra exige mantener fijos, por ejemplo, a cinco de los ocho parámetros registrados para retener el sentido de continuidad."

    En concordancia con el modelo de Estrada, los diez criterios utilizados, equivalen a diez aristas que, junto con la clasificación múltiple, a partir del modelo relacional aplicado al intérprete, compositor, músico, instrumento y temática, más el intérprete relacionado (ver también), presentan una variante multinodal de ese cubo.

    ResponderEliminar
  21. continuación...

    Hablo de diez parámetros, en vez de los ocho que menciona el Dr. Estrada (con quien, desafortunadamente, no pude trabajar, pues cuando yo ingresé a RE él ya no estaba) porque fueron los que incorporé a la base de datos.

    En ese intento semanal de "decirlo con música" pretendo hacer historias con las canciones, razón por la cual requiero mucha libertad en el uso de los textos de las canciones dentro de la programación musical y de ahí que mi análisis decante más hacia la importancia que socialmente podría representar una canción en el rock mexicano.

    Por todo esto me parece muy rico leer y escuchar varias propuestas ya que también representan la posibilidad de sorprender a los radioescuchas-blogueros con la fuerza del rock, la diversidad en el planteamiento y el análisis, la posibilidad de conocer diversos métodos de trabajo y, en fin, hacer una labor decorosa dentro de este mundo subyugante.

    Aprovecho para comentarte que tu lectura me llevó a actualizar mi blog sobre el rock mexicano: "Los doce grandes" que, por falta de tiempo no puedo mantener al día. Estos días, además de una manita de gato al formato (ya incluye varias rolas) he trabajado las entradas de Jaime Moreno Villarreal y de Roberto Ponce para, cuando menos, ir poniendo los títulos de la obra de ambos: http://losdocegrandes.blogspot.com

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por las palabras, estimado Rodrigo. Y muy interesante y complejo el método que describes para la emisión radiófonica. Aquí, al elegir un análisis comparativo entre la calidad de las canciones, que requiere un orden numérico tras los resultados, él método, o mejor dicho, la combinación de métodos tuvo que abarcar los nueve puntos que comento en la PRESENTACIÓN, y eso definió el camino. Y por cierto, que la frase que citas no cierra el blog al debate, sino que busca evitar el nudo simple que se centre sólo en "yo prefiero esto en lugar de aquello", justamente porque si se limita todo al gusto, no hay diferencias de validez. La idea sería, entonces, que las réplicas y las contra-réplicas se alejaran del mero gusto, y compararan analíticamente los detalles meritorios distintivos de las rolas, y que, para los demás que leen, que cada quien juzgue qué postura le resulta más convincente. Y más aún: que nuevas listas aparezcan y propongan otros criterios. Pero en todo caso, nada de eso (ni nada de nada, en realidad) puede "exigirse" en un espacio público, así que no hay mayor limitante para cualquier opinión que evitar agresiones e insultos. Obviamente, la valoración de esas opiniones es la parte de libertad que me corresponde.
    En todo caso, estimado Rodrigo, igualmente me encantaría conocer algunas opiniones tuyas sobre los análisis mismos, si se te ocurren. Como digo por ahí en alguna entrada, es esa polisemia lo que hace tan rico al arte, y conocer visiones diversas amplía la valoración de las obras, sobre todo cuando las sostienen la experiencia y el trabajo desde dentro, como en tu caso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Pinguino, buen dia tengas, estoy sorprendido!!!!, entre a tu pagina como mero juego de andar buscando los mejores libros, luego las mejores peliculas y la verdad no se como es que di con las mejores rolas de rock mexicano, quizas tan solo porque soy muy seguidor tambien del rock y fue un acto inconciente(pero este no era mi objetivo), asi que algo conspiro y me atrapo desde el inicio porque hay muchas rolas desconocidas para mi, a pesar de que conozco bastante, me costo llegar a la numero uno y tambien que se cargara bien la rola. En cuanto la escuche me transporto,el sonido del piano, la letra, el canto adolorido, los matices en la interpretacion, no puedo decir que sea la mejor rola de todos los tiempos, lo cierto e indiscutible es que es una super cancion, de las mejores que he escuchado. Solo te quiero dar las gracias por darme la oportunidad de escuchalas y porque aun faltan muchas mas que voy a saborear de tu pagina, lei varias parrafos del inicio de tu pagina y me parece buen trabajo, continuare leyendo y te expondre mis observaciones, saludos!!!

    Estamos en contacto: Javier Aguilar Z. jose.aguilar@icafluor.com, jav_aguilar@hotmail.com

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, estimado Javier, y con mucho gusto esperaré tus comentarios.
    Por cierto, cuando tarde en cargar alguna rola de la 1 a la 67, lo mejor es hacer click en la palabra "mayo", y no en el triangulito, y ahí se despliega sin problemas esa parte de la lista.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  25. Hola Pingüino:
    Pues aquí en la recta final de la curaduría de este trabajo que te invito a escuchar.

    ¿Qué tantos son dos siglos? (Una hipotética transmisión radiofónica)

    Marissa Reyes Godínez dice: "La música tradicional refleja las expresiones típicas de una localidad, expresa su lengua y con ella sus modismos, así como relatos de la vida de la comunidad. Es así como la música tradicional mexicana tiene una amplia gama de variedad que no sólo nos distingue como país respecto a otras culturas del mundo, sino también dentro de nuestro territorio hace notar que en un mismo espacio geográfico pueden coexistir diversas formas de hacer música y, a la vez, pertenecer a un todo que comparte costumbres, estilos e historias".

    La historia musical de nuestro país ha sido marcada por los medios masivos de comunicación como dos visiones aparentemente antagónicas.

    Para Jorge Velasco “la difusión de la música popular (entendida como el resultado de una manipulación de la música tradicional para hacerla un objeto de consumo) se mantenía en el ámbito regional pero con la industrialización llega a todo el territorio nacional, se vuelve masiva, con el significado de cumplir con las necesidades de reproducción del sistema, mientras que el movimiento alternativo de música popular, como una práctica cultural independiente, trata de recuperar el control sobre el uso de su cultura procurando que la producción y reproducción se encuentre en sus propias manos”.

    ¿Qué tantos son dos siglos? (Una hipotética transmisión radiofónica) intentará presentar una historia hipotética de lo que hubiera sucedido si la radio comercial hubiera sido realmente popular y no hubiera negado sistemáticamente sus espacios a las expresiones independientes que, a pesar de los mismos medios que las impugnaron, han emergido desde la marginalidad y forman parte de la imaginaria musical de muchos mexicanos.

    Siendo Radio Educación una de las principales impulsoras de la música alternativa, ofreciendo espacios, grabando y difundiendo sus creaciones, en Qué tantos... presentaremos una amalgama de la obra de los múltiples compositores mexicanos de los últimos dos siglos, en cualquiera de sus géneros, durante 24 horas, para recorrer con nuestros radioescuchas ese paseo hipotético de una radio popular cualquiera, en un estado democrático cualquiera, con oportunidades iguales para todos sus artistas.

    Desde las canciones históricas, hasta la lírica popular agrupada por temas, intentaremos plantear al México de hoy frente a su futuro.

    Próximo domingo 14 de noviembre del 2010

    De las 00:00 a las 24:00 horas

    Radio Educación 1060AM / www.radioeducacion.edu.mx

    Cabina 4155.1060

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Rodrigo, y por supuesto que escucharé lo que pueda del programa, que me parece magnífico.
    Saludos, y suerte.

    ResponderEliminar
  27. Mi buen Pingüino, a veces es mejor hacer un cambio que dejar las cosas truncas por lo que la programación en cuestión cambió de día y horarios a quedar:

    Debido a la integración de nuevos programas a la carta programática de Radio Educación, la programación en vivo ¿Qué tantos son dos siglos? cambiará su día y horario de transmisión.

    Para poder transmitir la curaduría sin problemas de recortes en tiempo, hemos definido los siguientes horarios:

    sábado 27 de las 17:30 hasta las 04:00 de la madrugada del domingo y volvemos el mismo domingo 28 de 17:00 a 21:00 horas. Noviembre 2010

    Espero que alcancen a ver a tiempo este correo y me disculpo por no haberlo podido enviar antes, pero valdrá la pena el cambio de horario en vez de una dura restricción de tiempo.

    ResponderEliminar
  28. Gracias por el aviso, Rodrigo, y estaremos atentos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Mi buen Pingüino, he puesto al tanto de tu página a nuestro querido JMV quien, seguramente, le echará un oclayo.

    ResponderEliminar
  30. ¡Uy, Rodrigo, sería un auténtico honor que nos visite Jaime! Muchísimas gracias por la difusión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Hola.

    Interesante lista, extraña y valiente.

    Yo hubiera puesto 998598753670920749755634857 canciones antes que esta, pero en fin.

    saludos
    micro

    ResponderEliminar
  32. Gracias por la reaparición y las palabras, estimado Micro. Y suerte con tu propia lista, que al menos pinta para ser bastante más numerosa que la mía.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. bueno el solo hecho de ver a jaime moreno villareal en primer lugar me causo desconfianza ¿como en primer lugar? pero pues la volví a escuchar,porque ya la conocía y bueno es una canción bellisima y me dio por desempolvar un cd que tengo de una grabacíon de jaime moreno seguramente de las que se grabarón en radio educacíon y pues si esté cuate es uno de los mejores letristas que tenemos y tambien confirme que la lista es tan buena que está de mas el haberlas numerado yo creo que esto corresponde a cada uno

    ResponderEliminar
  34. Numerarlas es parte fundamental de la propuesta del blog, estimado Simón, porque como expliqué en la PRESENTACIÓN la idea es hacer un análisis comparativo, y eso significa una propuesta de orden. El otro blog, que no tiene ese sentido, va tal como dices, sin números. Son dos conceptos diferentes, y por ello con metodologías diferentes...

    ResponderEliminar
  35. años tenia de no escuchar esta rola que siempre asocie con el cuento antonia de ignacio manuel altamirano, bellisima letra,exelente musica, pero al igual que algun otro de los amigos que han escrito me cuesta trabajo ubicarla como la primera, no discuto el analisis que hiciste de ella, pero quiza el no tenerla tan presente me hace no ubicarla en esa posicion,tal vez yo hubiera pensado en sisifos de arturo meza, que no aparece en esta lista,o en rock en vivo de rockdrigo, pero como dije antes no discuto tu analisis y te felicito por tan exelente trabajo y te agradesco por hacerme recordar esta rolita que estaba guardada muy en el fondo de mis recuerdos. saludos

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, estimado lalorock. Obviamente cada persona tendrá su propio orden. Como ya conté, me limité a respetar los resultados de las calificaciones, en más de un caso sorprendentes para mí mismo, pero en las que sigo creyendo. Gracias por respetar la opinión diferente. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Gracias a ti, estimado Crates. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  38. Estimado Pingüino:

    He descubierto de casualidad este blog: estaba buscando canciones en español interesantes para un curso que dicto en una escuela de música peruana (yo soy de allá) en el que analizamos letras de canciones y llegué aquí. Y la verdad me he quedado impresionado y gratamente anonadado ante el trabajo que has realizado.

    Para alguien como yo, que de rock mexicano solo conocía Jaguares y Caifanes, Café Tacuba y Maná, esta página es interesantísima. Realmente, una lástima que muchos de estos músicos no se conozcan más allá de México.

    Y ya, yendo a comentar esta canción particular, creo que es realmente bella en su ambigüedad. Esa sensación que te deja de no saber bien qué tipo de relación hay entre la niña y el coronel es un gran logro estético y moral, pues transmite de manera extraordinaria, desde mi humilde punto de vista, esa relación de amor-fascinación ante lo militar y el autoritarismo, incluso -como afirmas en tu análisis- cuando hay abusos, que tienen muchos países latinoamericanos.

    Un abrazo, y seguiré rondando por estos lares (y por tu otro blog).

    Manny Belano

    ResponderEliminar
  39. Estimado Manny, un gran gusto tener a un visitante peruano, tierra del gran César Vallejo, uno de mis poetas favoritos. Muchísimas gracias por tus palabras, y esperaré con gran gusto tus comentarios por aquí, sobre todo porque una visión extranjera sobre el rock mexicano siempre será enriquecedora, y más viniendo de alguien dedicado a una tarea similar a la de este blog.
    Y por cierto, la lástima es peor de la que señalas: este rock es desconocido aun en México. Una pena, sin duda alguna.
    Muchos saludos, y gracias de nuevo por la visita y el comentario.

    ResponderEliminar
  40. y "LA NOCHE DE TODOS LOS VIERNES", que pero tiene?, para no ser incluida en esta lista.

    ResponderEliminar
  41. Estimado Gazu, "La noche de todos los viernes" es de mis canciones favoritas, y no sólo de JMV, sino de todo el rock mexicano. Y sin embargo, no alcanzó a quedar en la lista, simplemente como resultado de la aplicación de los métodos de análisis, que, como dije, respeté sin exclusiones. Una vez más les pido que recuerden que la diferencia de puntaje entre las rolas fue de milésimas de punto. En este caso, pese a todos sus méritos, "La noche de todos los viernes" calificó más bajo porque sus logros poéticos fueron ligeramente menores, sobre todo por su elipsis menos firme. Además, la originalidad de otras rolas de Jaime también influyó. No obstante, la rola quedó muy cerca de las 100 en la lista, y es de las que más lamenté que quedaran fuera. Pero para eso está el otro blog, donde seguramente esta y otras rolas de Jaime aparecerán (ya lo hizo "El apagón", por lo pronto). La historia del rock mexicano da para muchísimo material a tomar en cuenta, así que fue imposible que apareciera todo lo deseado, incluso por mí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Mi humilde agradecimiento a ti Pinguino Elemental, por esta excelente colección, que mas que un Top 100, me pareció un viaje a través de mi vida de Rockero, que humildemente te comento, soy del Norte del País y a pesar de no haber tenido en mi adolescencia y parte de mi juventud, la facilidad para obtener este material, la carencia de esto nos hizo incansables investigadores y recolectores de todo lo que por algún medio nos pudiera llegar y aun así me sentí muy orgulloso el conocer y en su momento alguna vez en mi vida haber disfrutado de lo que tu consideras tu Top Teen.
    Felicidades y desde ahorita esta pagina forma a ser de mis favoritos, y si me pongo la meta, hoy que inicia el año 2012, de escuchar diario un canción y leer los comentarios geniales que nos ofreces, seguramente tendré varios meses para deleitarme con tu excelente blog.

    De antemano GRACIAS

    ResponderEliminar
  43. Gracias a ti por las alentadoras palabras, estimado fgsalas, y ojalá sigas aportando tus comentarios por acá y en el otro blog (que sí es dinámico, y no fijo como éste). Será estupendo si te tomas el trabajo de leer todo y dar tus opiniones.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  44. Hola salídos desde playa del carmen te felicito por tú trabajo . La letra muy bonita . Mereceria estas en un top ten de poesía . Y no de rock. La música bien. Pero no me sonó a rock. A Lo mejor estoy muy verde y a eso Lo llamaban rock antes. Me gusta leer y es escuchar música . Si usted me Lo permite voy a continuar entrando en Su página desde mi celular para seguir escuchando más rolas . Discúlpeme las faltas de ortografía es que casi no fui la escuela. At. J. Romo.

    ResponderEliminar
  45. Nada que disculpar, estimado J. Romo, y será un gusto recibir tus visitas y comentarios por aquí.
    Lo de que Moreno Villarreal nu suene a rock, en realidad se debe al subgénero al que pertenece: el rock rupestre, que tiene fuerte influencia del folk y la trova. Si revisas seleccionando esa etiqueta en la columna derecha de subgéneros o ritmos, quizá te facilite ver el lazo común entre canciones y compositores de esa línea.
    Muchos saludos, y espero tus aportes.

    ResponderEliminar
  46. Analizando tu obra mi buen Pingüino, algunos datos que encontré y que se me hicieron interesantes

    De las 100 canciones:

    Fueron solo 31 grupos que entraron a tu lista esto nos da un panorama de nuestro rock que desde 1960 al 2010 no hubieron grupos con la calidad de estos 31.

    Hubo 10 con una sola canción, 7 con 2 canciones, 3 con 3 canciones, 3 con 4 canciones, 2 con 5 canciones, 2 con 6 canciones, 3 con 7 canciones, 1 con 12 canciones!!.

    De Aquí se puede considerar a Jaime Lopez como el compositor más prolífico con 12 canciones y por ende con la mayor puntuación 557 puntos, mas sin embargo el mejor calificado fue Armando Rosas con 6 canciones 536 puntos, seguido de Gerardo enciso con 7 rolas 480 puntos, Guillermo Briseño 7 rolas 350 puntos, y Jaime Moreno sin disco producido 5 canciones 340 puntos (ASOMBROSO).

    De los 10 primeros lugares de tu lista Armando Rosas con 3 y Gerardo Enciso con 3, excepcionales, Jaime Moreno con el numero 1, Guillermo Briseño con 1, Rockdrigo con 1 y Arturo Meza con 1, no puedo decir los mejores, para mí los 31 de tu lista y algunos más que no entraron por las condiciones de tu método y las omisiones, pero que enorme trabajo realizaste mi buen, un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  47. Genial, amigo Margarito, también esta que hiciste fue una buena chambota. Las sorpresas también lo son para mí, como ya comenté por ahí, justo porque a propósito decidí no distraerme del análisis de las rolas por los números globales. Obviamente es muy interesante ahora, ya con el trabajo terminado y publicado aquí, ver esos números, cuando ya no pueden influir en ninguna decisión. Lo único que sí aclararía es que esos puntajes que impartes, imagino que basados en la posición de los músicos en la lista, en realidad no es el que yo utilicé, porque lo centré sólo en las rolas, y el resultado es un promedio entre todos los factores que señalo en la PRESENTACIÓN del blog, así que, bajo ese sistema, las diferencias entre las rolas fueron de milésimas, y no de puntos enteros. Pero igual es interesante el mecanismo numérico que propones. No obstante, quizá para hablar de la calidad de los grupos no basta contar cuántas rolas suyas aparecen en la lista, sino el equilibrio de toda su obra (en eso influiría, por ejemplo, cuando un grupo crea pocas rolas de gran calidad, en comparación con grupos de muchas canciones bien logradas, pero no extraordinarias), trabajo que obviamente excede el de este blog.
    En todo caso, te agardezco mucho el interés mostrado siempre por este trabajo, además de todos los aportes, incluído este último.
    Un gran abrazo acarnalado, y gracias por todo una vez más.

    ResponderEliminar
  48. No dudo del talento de Jaime Moreno, me encanta. No dudo tampoco que ésta es una excelentísima canción. En lo que no estoy de acuerdo es que ésta no es una canción de rock... No me agrada que en el número 1 de las mejores 100 de rock mexicano aparezca una canción que no es de rock. Sólo es mi punto de vista. Saludos y felicidades por esta página. Genial.

    ResponderEliminar
  49. Gracias a ti por la visita y el comentario, estimado Gustavo.
    Me sorprende que se dude que Moreno Villarreal hace rock. Me lo esperaba de Chávez Teixeiro, pero no de Jaime, la verdad. Ya lo dije comentarios arriba: creo que la confusión se da tanto por el subgénero al que pertenece Jaime (el rupestre, aunque no oficial), como porque son versiones radiales, a guitarra o piano solo y voz. Algunas canciones que Jaime logró grabar con grupo aun sin ser oficiales en disco (Una mujer en la barranca, La noche de todos los viernes, No va con la vida, etc.), muestran que su espíritu siempre fue rockero. Pero aún con estos arreglos, no veo diferencias con canciones incluso clásicas del rock sinfónico, la balada rock y el folk rock internacionales, además del mencionado rupestre mexicano. Bajo ese criterio, tampoco sería rock todo ese material, lo que me parece absurdo. Creo que el momento en que el rock'n'roll perdió el apellido justamente marca el fin de las barreras tajantes con otros ritmos, así que por todo lo dicho, y sin dejar de respatarla, definitivamente no comparto esa opinión. Pero igual se agradece, y como suelo decir, ahí quedan los argumentos (aunque me gustaría que expusieras los tuyos) para que cada uno de los visitantes los valore.
    Muchos saludos, y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  50. Después de semejante labor, no queda mas que felicitarte por tan tremendo trabajo. Yo que creía que sabia un poco de rock en español (y un poco mas del mexicano), me doy cuenta de lo limitado e ignorante que estaba. Ampliaste mis horizontes y lograste inyectar en mi el conocer mucho mas de estos grandes interpretes y autores que desconocía (no desconocía a todos, pero si a la gran mayoría). Definitivamente, eres un grande Pinguino, espero seguir leyendo mas de tu obra. Saludos de nuevo desde la Av. Revolución Rock. Josue Velasco.

    ResponderEliminar
  51. Muchísimas gracias, amigo Josué, por tan gratos comentarios. Siempre hay alguien que sabe más (no afirmo que sea mi caso, pero te agradezco el comentario, y sobre todo lo asumo si se trata de acceder a material poco conocido, que de eso sí me enorgullezco). Por ejemplo, yo también creí que sabía bastante de rock en inglés, pero visitantes como el amigo Ariel me han mostrado en sus espacios mucho material que no conocía, así que también gracias a este trabajo he podido enriquecerme a través de otros, lo que lo hace muy rico.
    Ojalá te puedas dar una vuelta por el otro blog, amigo Josué, que -espero- ese sí seguirá actualizándose.
    Un abrazo, y gracias de nuevo por todo tu aliento.

    ResponderEliminar
  52. Lo primero que debo hacer es agradecerte el trabajo que te tomó realizar esta lista y otro agradecimiento por el espaldarazo (por decirlo de alguna manera) a quienes vemos en los músicos del movimiento rupestre una calidad excepcional y desgraciadamente no reconocida. Debo comentar que llegué a tu blog, mediante un comentario en el libro "Rupestre" recientemente presentado.

    ResponderEliminar
  53. Gracias a ti por las palabras, estimado Fede, y me alegra mucho saber lo que me cuentas de la mención en el libro "Rupestre" (que en una de esas reseñaré en el otro blog próximamente). Ya el buen Beto Ponce me había anunciado algo, así que es un honor para mí aparecer en una obra que hable de los rupestres, a quienes valoro igual que tú.
    Muchos saludos, y ojalá sigas aportando tus comentarios en este y el otro blog.

    ResponderEliminar
  54. Todos, abran los ojos... Este blog y esta lista están creados y encaminados a ensalzar la obra de Villareal, porque lo escribió MORENO VILLAREAL!!!!

    No seamos ingenuos, por favor.
    Todos conocemos la verdadera esencia del Rock México:
    Las grandes obras de Rock, tan ominosamente soslayadas o relegadas en este artefacto de pseudocrítica, amparado en una retórica minuciosa, estructuralista y con un pretendido resplandor, que resulta aberrante.

    Pingüino Elemental:

    No sabes nada, no sólo de música, de arte en general. Imperiosamente omites el virtuosismo, la capacidad transgresora, la permeabilidad histórica, la influencia intelectual, el desgarbo emocional, la sucedánea maquinaria de elementos poéticos que trascienden su realidad visible, hasta convertirse en mecanismos de lo posible. Aspectos que no pueden, de ninguna manera, ignorarse al conformar una lista con lo "mejor" del Rock Mexicano.


    Es un arte que te trasciende, te vuelve frío, el rock arde, la música es una llama incandescente; confundes forma y fondo, piensas (en todo momento) que deben ir separados o en conjunto para establecer un punto de partida. A veces el fondo es la forma y viceversa; según tus apreciaciones: el mayor valor de la obra Botones es su secuencia narrativa, situada en un contexto histórico superlativo, su capacidad sintética y su plasticidad estética, pero hay canciones oscuras que no se basan en el diálogo frontal, que manan de la nada, que destruyen, corropen y estremecen, cuyo único propósito es Ser, narrando, si se desea, un instante secular, no un proceso perceptible, perecedero, sino destellos de luz de la piedra más negra, del río más profundo; canciones que nos habitan, lúgubres y ajenas, íntimas e inexorables, aunque si no puedes comprender su inestimable valor, es en vano este discurso.

    Por último, el arte no es cuantitativo o cualitativo; al menos el único valor estimado que tendría, en todo caso, una obra de arte del Rock Mexicano: está en las verdaderas entrañas, en las arterias de su discurso trasgresor: No has compre sido que el Rock rompe, ensucia, sangra, mancha, balbucea, grita, muerde, anhela lo Imperfecto.

    No pretende una canción narrativa, secuencialmente, límpida. Le interesan otros abismos.



    ResponderEliminar
  55. Me cuesta trabajo decidirme a perder mi tiempo respondiendo algo tan simplista, soberbio y tendencioso. Pero bueno, cosas de un medio elegido como público…
    1. Bien, Anónimo, yerras desde la primera frase. Como dice una regla básica de la lógica, si tu primera premisa es falsa, todo el resto de tu análisis estará teñido de falsedad. Una vez más, la falta de argumentos sobre lo escrito te lleva a la falacia del hombre de paja; es decir, si no puedes contrarrestar la opinión, hablas del opinante, y de la manera más tonta: sobre su “identidad”. Una mínima sensatez (que muestras no tener) impediría a cualquiera con dos dedos de frente afirmar algo de lo que no sólo no tiene certeza, sino no puede tenerla: quién soy. Un mínimo sentido crítico te debería impulsar para contener tu mera suposición, antes de volverla afirmación sin bases: ¿te das cuenta el ridículo que haces si estás equivocado? Pues bien: lo haces, porque estás equivocado. No me extraña, porque no eres el primero que “está seguro” de saber quién soy. Lo patético es que, esgrimiendo la misma falta de materia gris, la misma “convicción” que muestras ha llevado a esos otros a “concluir” que soy otro músico reconocido: que Rodrigo de Oyarzábal, que un miembro de Lucerna Diogenis, que Agustín Aguilar de Mamá-Z, etc. No soy Moreno Villarreal ni ninguno de ellos. Si al menos estos “opinantes” se pusieran de acuerdo en su ridículo complejo de Sherlock Holmes, no serían tan risibles. Y peor cuando llamas a “no ser ingenuo”. Eres menos que eso: un ignorante. No obstante, quizá lo único que puedo rescatar de estos detectives de opereta es precisamente que ocurre un fenómeno similar al de las fracciones matemáticas: se anulan uno al otro. Hay una segunda falacia: la de “cherry picking” o “recolección de cerezas”, es decir, usar la parte de la información que, según tú, apoya tu “tesis” (el uso que hago de un nick), omitiendo la que se opone (en este caso, que haya dicho expresamente que no soy un músico reconocido, ni he dejado obra perdurable, porque mi vida se fue por otra vía). Este último dato debería bastarte para saber que es ilógico pretender develar la identidad de alguien cuyo verdadero nombre no significa nada, por no ser conocido. Pero ni algo tan elemental logras pensar.
    2. “Todos conocemos la verdadera esencia del rock mexicano”, dices. Otra falacia, tercera, ahora de generalización incomprobable. Además eso de “ominosamente soslayadas” es, cuando menos, bastante cursi, rasgo no muy adecuado para quien cree que el rock “rompe, ensucia, sangra, mancha, balbucea, grita, muerde”.
    3. Cuesta bastante trabajo lidiar con alguien que usa el término “estructuralista” como si fuera defecto. Me recuerdas a los que hacen lo mismo con “comunista”, “ateo”, “homosexual”, etc. Es decir, tratar una postura, posición o identidad legítima como defecto es propio únicamente de los intolerantes y los totalitaristas. Pero en este caso es peor: lo único que demuestras es que no tienes ni la menor idea de lo que es el estructuralismo. Tampoco me extraña, porque, a diferencia mía, no expones ninguna base de formación profesional que avale tus argumentos. Si los tuvieras, no sólo sabrías que el método estructuralista de análisis literario y artístico es sólo uno entre al menos 15 que se estudian en mi carrera, sino sabrías ver que el primordial utilizado en estos blogs no es el estructuralista (que, por cierto, no es, ni con mucho, mi favorito), sino el método de estilística integral. Lo único que logras con tu comentario es demostrar que no tienes ni idea de análisis profesional del arte. Además, dices que “no tengo ni idea” de música. Estudié música clásica. Una vez más, decirle a alguien con formación profesional que “no sabe”, sólo te pone en ridículo.

    ResponderEliminar
  56. (continuación)

    4. Esto empeora cuando hablas de “la capacidad transgresora”, “la permeabilidad histórica”, “la influencia intelectual” del rock. Una vez más, esto sólo demuestra tu total ignorancia en análisis del arte. Si algo supieras, sabrías que esos elementos no son de la obra en sí, sino consecuencia indirecta; es decir, la obra los propicia, pero están fuera de ella. Y muy claramente expliqué que estos blogs no son de filología, historia del arte ni análisis sociopolítico, sino que se centran en el análisis de los méritos y deméritos de las obras en sí, que es lo que buscan los métodos de análisis del arte. Para lo otro, se usan otros métodos, propios de dichas disciplinas. Me queda clarísimo que eres absolutamente incapaz de diferenciar esto, y eso sólo puede pasarle a quien es ignorante en la materia. De otro modo, no irías a una frutería y luego rabiarías porque no te vendieron zapatos, que es el tipo de berrinche que muestra tu perorata.
    5. Por su parte, hablas de que ignoro “el virtuosismo” y “el desgarbo emocional” del rock. El dominio técnico de los instrumentistas y el impacto emocional de las rolas no sólo están claramente mencionados en cada uno de los análisis, sino que fueron aspectos de calificación, lo que está claramente explicado en la PRESENTACIÓN del blog. Así, en este caso ni siquiera te tomas la molestia de usar una falacia, sino que sencillamente mientes. Además, con tu frasecita “la sucedánea maquinaria de elementos poéticos que trascienden su realidad visible, hasta convertirse en mecanismos de lo posible”, propia de la “Máquina de frases de Deepak Chopra” (ver http://www.wisdomofchopra.com) pierdes tu tiempo: también mi formación profesional me hace inmune a ripios y trucos retóricos baratos, así que deja tu cantinfleo para otro lugar, que ni de lejos podría marearme su vacío de fondo.
    6. Dices “a veces el fondo es la forma y viceversa”. Esta sola frase es propia de un público lírico, de mero impulso de gusto, de aficionado, y aun villamelón. Eso no es malo. Pero sí lo es para quien pretende tener una autoridad para refutar a alguien que sí realiza análisis profesional de la obra de arte. Tu frase bastaría para demostrar que no tienes idea del mismo, porque es una “idea” opuesta a la teoría del arte verdadero y moderno, equivalente a si dijeras que la poesía es para halagar a las mujeres, o que la música es para conmover las almas o expresar emociones. Una vez más, hablas siguiendo sólo tu instinto, no desde la educación en arte.

    ResponderEliminar
  57. (continuación)

    7. Pero prosigues: “según tus apreciaciones: el mayor valor de la obra Botones es su secuencia narrativa, situada en un contexto histórico superlativo, su capacidad sintética y su plasticidad estética, pero hay canciones oscuras que no se basan en el diálogo frontal, que manan de la nada, que destruyen, corrompen y estremecen, cuyo único propósito es Ser, narrando, si se desea, un instante secular, no un proceso perceptible, perecedero, sino destellos de luz de la piedra más negra, del río más profundo; canciones que nos habitan, lúgubres y ajenas, íntimas e inexorables, aunque si no puedes comprender su inestimable valor, es en vano este discurso”. Según tus apreciaciones, afirmas que sabes en qué centro el valor de la rola. Nada de lo que dices es verdad. El valor de esta y todas las rolas está en el equilibrio de sus partes. El análisis de las mismas no es el valor de las mismas, otra diferenciación que tu ignorancia te impide entender. Ninguna obra de arte tiene como “único propósito Ser”. Con esta “idea”, reduces tremendamente el sentido del arte, abres la puerta al uso del arte como medio o como instinto puro, das la idea de que el artista es una especie de desobligado que sólo vuelca sus ocurrencias, sin dominio técnico, sin formación ni sustento reflexivo. No sólo es una visión penosa: es una visión que ignora todo el esfuerzo analítico, crítico, todo el aprendizaje que traen los autores. Es una idea de versificador de pueblo o paisajista de plaza, no de verdadero artista. Todo tu párrafo, lleno de lugares comunes y obviedades baratas, desconoce completamente al verdadero profesional de la creación artística. Que se pueda ser autodidacta no significa que sea la caricatura que tú planteas, irracional y superficial. Juan José Arreola, por poner un caso, es un ejemplo de lo equivocado que estás en tu visión del artista y el arte.
    8. El remate: “Por último, el arte no es cuantitativo o cualitativo; al menos el único valor estimado que tendría, en todo caso, una obra de arte del Rock Mexicano: está en las verdaderas entrañas, en las arterias de su discurso trasgresor: No has comprendido que el Rock rompe, ensucia, sangra, mancha, balbucea, grita, muerde, anhela lo Imperfecto. No pretende una canción narrativa, secuencialmente, límpida. Le interesan otros abismos”. Más allá de tu lamentable redacción, una vez más pretendes valorar el rock mexicano por las consecuencias indirectas, no por sus valores intrínsecos. Vale como error de novato adolescente, pero si eres tal, muy mal se ve la arrogancia con que expresas tus meras ocurrencias, pretendiendo que son “argumentos”. Ni hablar de la frase “anhela lo Imperfecto” (la gramaticalmente incorrecta mayúscula inicial demuestra que ese anhelo [¿límite?] es sólo tuyo, y no del rock). Pocas veces vi un pretexto tan tosco para pretender autentificar la ignorancia propia. No achaques tu propio complejo al rock mexicano, que la proyección te deja, una vez más, en ridículo.

    ResponderEliminar
  58. (continuación)

    9. Más allá de que no necesito acudir a nadie para respaldar el conocimiento que aquí aplico (me lo da la máxima institución universitaria del país, por cierto), sí me parece significativo que personas que sí poseen sustento profesional reconocido han avalado estos blogs: Rodrigo de Oyarzábal, Roberto Ponce, Gerry Meneses, Agustín Aguilar, etc. Sin la menor duda me quedo con esa validación, antes de dar importancia a las meras ocurrencias de alguien, que, como tú, no posee mayores méritos que el andar por la vida haciendo el triste papel de troll.
    10. Por último, y para el resto de los lectores, reafirmo que estos blogs no son exclusivos para expertos en análisis del arte (evidentemente eso sería absurdo, porque justo son los que no lo necesitan). La prueba de que no lo son la he dicho varias veces: la aplicación técnica de los métodos de análisis no la puse aquí, para evitar eso, sino que los redacté de la manera más accesible para todos. Pero lo que sí molesta es que personajes como este Anónimo lleguen pretendiendo una autoridad que no tienen, y se den el lujo de reprochar e insultar sin un sustento en conocimientos profesionales. Otra cosa es que la opinión lírica me parezca totalmente respetable, sobre todo si se trata de desacuerdos respetuosos. Pero esta actitud sobrada desde la ignorancia, sin mérito ni argumentación, simplemente no tiene validez posible. Por suerte, como siempre y como todos podrán ver, se cae por sí misma.

    ResponderEliminar
  59. Lo único que se cae por sì misma es tu apostura pseudointelectual. Ocupaste 4 mensajes para responder las "aberraciones" de un "ignoto", sus "vacuidades" y su "lábil" retórica. Para mí: fárragos, postrimerìas, abyección y obcecación indistintamente.

    Todo los discursos que pretendes se basan en desacreditar las opiniones ajenas. Tienes temor de un verdadero debate? Incurres en absolutamente lo mismo que desdeñas, con una sintaxis turbia, lugares comunes, pertinacia del diálogo evidente, tentativa de académico con dotes catedráticos, críptico en identidad pero con una formación que debería ostentarse letra por letra, con suficiente autonomía para ser incuestionable.

    Recordemos que la crítica estipula sus propiedades desde la subjetividad, basándose o no en aspectos frontales. Jamás limité la capacidad del artista con un axioma como la palabra Ser, aunque a ti no te parecerá axiomática, porque sencillamente no eres un artista. Tal vez no lo pretendas, pero es evidente que no comprendes nada del arte verdadero.
    Eres trivial, con una imaginación limitadísima, con una reflexión inflexiva, incapaz de escuchar el silencio más sutil: la música de las palabras. Llamando a tu interlocutor "cursi", pretendiendo discrepar señalando.

    Lo que queda claro es tu profunda, absoluta mediocridad.

    ResponderEliminar
  60. Como suele ocurrir con los trolles -sobre todo en temas que dejan demasiado fácilmente su ignorancia al descubierto-, la respuesta a una refutación precisa, sustentada y detenida punto por punto (hasta con números para cada uno), no puede ser sino la tuya: evasiva, sin ocuparse de nada de lo que se dijo, y basada únicamente en adjetivos sin nada que los sustente. Y peor aún: el cantinfleo ridículo que nuevamente demuestras (y que increíblemente incluye hasta frases inconclusas) sólo vuelve a poner en evidencia que no sabes absolutamente nada de la teoría del análisis del arte, ni puedes dar referencia profesional alguna al respecto (ni siquiera blofeando, buscando en Google, caray). Y como pasa siempre con los trolles, terminan siendo los mejores defensores del espacio que pretenden boicotear, al transparentar lo evidente: basta que cualquier lector compare el peso argumental de la réplica del autor (insisto, replicando punto por punto, y no evadiendo) con la del troll, para notar la abismal diferencia formativa .
    Por mi parte, y como mandan los cánones cibernéticos, no seguiré alimentando al troll, así que es mi última respuesta (además, ni se necesita, porque basta copiar y pegar la anterior y sigue aplicando, también como suele ocurrir con los trolles), así que todo nuevo comentario insultante de tu parte será sencillamente eliminado, como parte del mínimo derecho que da ser el dueño del espacio. El tuyo es sencillamente no venir por acá. Este espacio es público para los argumentos, sobre todo los que discrepan, pero siempre respetuosos. No tengo interés en reafirmar acomplejados, ni en que estos espacios sean el escape de sus frustraciones personales. Punto final.

    ResponderEliminar
  61. Què onda, estoy descubriendo muchas cosas en tu excelente blog (nunca había apreciado a Real de Catorce, por ejemplo); gran trabajo. Una pregunta, quizá un poco loca: por no sé qué impulso morboso y masoquista, me puse a ver en Youtube el video de "Vete con ella", de Lucerito: ejemplo preciso de la música comercial, y me surgió la pregunta ¿por qué esta música es mala? ¿qué significado tienen productos así en el paisaje cultural de este paìs? ¿En su intrascendencia hay algo más profundo? ¿qué diría al respecto un experto como Pingûino Elemental? Yo sé que estas preguntas están medio absurdas, y quizá la cancioncita no merece ni ser escuchada, pero me gustaría saber tu opinión, con esa profundidad de análisis con que escribes tus reseñas; porque creo que hasta esa música se puede mirar con una lente perspicaz y se le pueden encontrar madejas para discutir cosas interesantes. El video en cuestión: http://www.youtube.com/watch?v=3zE_cFJ4jjk

    ResponderEliminar
  62. Muchas gracias por el interés, estimado Daniel, y perdón por la tardanza en responder, pero estuve de viaje por trabajo.
    Para responderte, aunque sea de manera rápida, partiría diciéndote que quizás esta canción que propones no es la más adecuada para el comentario, por ser una versión nueva de un cover (o un cover de cover), es decir, una versión de la original sesentera de Mayté Gaos, que a la vez es un cover de "Chapel of love", de las Dixie Cups, así que ambas canciones, la original en inglés y la de Gaos, deben analizarse en su contexto histórico (como todo el arte). Es decir, no podemos pedirle a una novela medieval de caballerías el mismo nivel de calidad de una de Cortázar, porque el desarrollo de la literatura (y del arte) es paulatino. Lo mismo con esta canción.
    Entonces podemos usar una canción de Lucerito, pero grabada originalmente primero por ella, para adecuar mejor la respuesta. Ahí te diría que una canción de este tipo es pobre, porque su nivel ya no se explica por su contexto histórico, sino porque está planeada únicamente para vender. ¿Qué significa eso? Que la línea melódica, los recursos del arreglo, el lenguaje de la letra, etc., no pretenden una búsqueda artística, que exigiría un conocimiento mayor tanto del intérprete, compositor y público, sino que acude a la fórmula fácil y gastada, de círculos musicales básicos y predecibles, figuras de lenguaje sin uso de la elipsis ni aporte estilístico alguno, etc, para que el público al que llegue sea mayor, porque exija mucho menos a todo nivel: no necesite interpretación por su absoluta transparencia, no aporte visión crítica de su tiempo (que no mensaje, ojo), ni busque innovación melódica alguna, de complejidades sonoras atrevidas, ni nada por el estilo. La carencia de todo eso no es accidental: es calculada para que sea más vendible, más popular. La consecuencia es una canción de figuras musicales y letrísticas que se parecen a cientos de canciones, porque acuden a una fórmula probada, lo que se opone al verdadero arte. Así, este tipo de "creación" es lo que se ha llamado "kitsch", y que Kundera explica muy bien en "La insoportable levedad del ser" y otras obras. Así que lo único que reflejan canciones así es que la mercadotecnia es lo que rige su origen, y nada más. La consecuencia en la calidad de lo que sale de eso, es obvia...
    Muchos saludos, y dime si quisieras comentar algún punto más a fondo, o si te basta con esto.

    ResponderEliminar
  63. Gracias por la respuesta, muy interesante. Vi el video con la clàsica mezcla de fascinación y horror, y también me dan risa los comentarios, me identifico con los masoquistas como yo que ahi están de necios viendo eso. Tu respuesta me hace pensar en la cuestión de los gustos populares: por qué, para empezar, esos productos son tan arrolladoramente exitosos. Recuerdo un programa de televisión sobre los talk shows, donde el productor Federico Wilkins debatía con Ikram Antaki. "A la misma hora que mi programa, está la ópera en el 22. Nada impide a la gente cambiarle al 22, pero prefiere ver mi programa. Yo como empresario televisivo, ¿qué voy a hacer?", dijo Wilkins palabras más, palabras menos. Otro ejemplo son los narcocorridos: ¿por qué los delicaditos (como yo, pues) tenemos que aguantar esa música tan ofensiva, tan asociada a la tragedia de violencia en este país? ¿Es una manifestación cultural popular como tantas, a la que simplemente debemos tolerar o es un ejemplo de degradación cultural que debemos rechazar a ultranza? En fin, esto suscita muchas cuestiones para reflexionar. Saludos.

    ResponderEliminar
  64. Lo que agregaría, estimado Daniel, es que tampoco se trata de prohibiciones, sino de ampliar las opciones. Evidentemente la lógica fascistoide de que "le doy al público lo que pide" o "el que no quiera, que le cambie" esconde una falacia: las condiciones educativas del subdesarrollo hacen falsa la premisa de una real elección del público. El estado tendría que contener entre sus objetivos la difusión de opciones alternativas, y con presupuesto amplio para ello. No la prohibición de lo comercial, porque sería una acción totalitaria, pero tampoco una vista gorda que deje al mercado la decisión en una "autorregulación" que, además, nunca se da en la realidad... De nuestra parte, tampoco se trata de tolerar nada más, sino de hacer la crítica, educar si corresponde, difundir, etc. Y desde mis limitaciones, estos espacios intentan justo eso.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  65. Gracias por tu respuesta. En una de tus reseñas escribiste una idea que se me quedó muy grabada: la incultura como estrategia política. Uno se queda pensando qué tanto las élites tienen no indiferencia ni visión corta, sino un plan definido, sistemático, de degradar lo más posible la cultura. ¿Será muy descabellado imaginar a empresarios, políticos, dueños de medios, etc. reuniéndose en solemnes asambleas para discutir cómo deseducar a los mexicanos de modo que sean una masa de consumidores sin capacidad de crítica, o suena a una absurda teoría de la conspiración? ¡Quién sabe, pero a veces da esa impresión! Saludos y felicidades por tu trabajo; por cierto, el otro día en Radio Educación Rodrigo de Oyarzábal leyó tu reseña de “Estoy cansado” de Mama-Z (y la puso, claro está); esa no la había oído en tu blog, otro grato descubrimiento.

    ResponderEliminar
  66. No se necesitan asambleas, estimado Daniel, ni teorías de la conspiración (en las que, por cierto, no creo). Caracterizado justo por la incapacidad absoluta para cualquier acto realmente solidario, en realidad el grupo del poder económico y político (que en México es lo mismo) no actúa por beneficiar a otro, sino para sí mismo. Cada partido político de derecha, cada grupo empresarial y aun cada individuo de los mismos, piensa en su propio beneficio, y simplemente eso también beneficia al que está en su misma lógica. Lo que se defiende de modo grupal, sin necesidad de mayores reuniones, es el sistema político que garantiza ese estado de cosas, y la incultura como medio de sometimiento es parte de ello (incluye reducción y hasta eliminación de las humanidades y las artes, apología de la competencia y lo práctico, abolición del valor de la teoría y de la solidaridad, promoción de las carreras técnicas que apoyen intereses empresariales estratégicos, desdén absoluto y reducción de presupuesto para la investigación científica, etc.).
    En cuanto a lo que me cuentas de Rodrigo de Oyarzábal, no lo sabía, porque últimamente no he podido oír radio, así que me satisface enormemente, gracias por informármelo.
    Un abrazo, y gracias por seguir compartiendo estos intereses.

    ResponderEliminar
  67. Hola, hace unas semanas se podían escuchar las canciones, ahora ya no se puede.

    Cómo podría acceder a las rolas de nuevo?

    ResponderEliminar
  68. Fue un problema temporal de la página donde obtengo los reproductores, estimado Anónimo, pero ya se corrigió, así que ahí están de nuevo los audios. Gracias por avisarme y por el interés.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  69. Visito tu blog constantemente desde hace más de un año, he leído los análisis más de una vez, y escuchado cada rola aún más veces. Pocas canciones las conocía, las de más resultaron ser grandes sorpresas. Pertenezco a una generación relativamente joven, gracias a tu trabajo he tenido acceso a tan maravilloso material. Solo me queda agradecerte, mandarte un saludo!! y advertirte que seguiré visitando el blog.

    ResponderEliminar
  70. Mil gracias, estimado Rey Cretino, y será un placer recibir tus comentarios aquí y en los otros espacios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  71. Botones, El Vals de La Muerte, y El Papalote son tres canciones con saber a tristesa, deprimentes, flojas y simplemente, sin vida. No estoy nada de acuerdo y no merecen Oro, Plata y Bronze. Esta lista es basura personal del autor.

    ResponderEliminar
  72. Normalmente un comentario de troll como el de Kokar lo eliminaría sin más, dado lo ya explicado (no alimentar al troll es principio básico). No obstante, creo que vale la pena dejarlo, porque muestra de modo perfecto cómo la ignorancia, el simplismo y la falta de argumentos son y serán irremediablemente las únicas herramientas de este tipo de sujetos, están condenados a no poder esgrimir nada sólido. ¿Ahora resulta que la tristeza (él pone "tristesa" y "bronze", además de su absurdo uso de las mayúsculas iniciales, lo que ya lo desnuda bastante), y lo deprimente de una obra son defectos? Caramba, el 90 % del arte del Renacimiento a la fecha ha quedado eliminado de un plumazo, por mera gana y gracia de un troll. ¿Y la tristeza y la depresión de una obra la vuelven "sin vida"? Re-caramba, ahora resulta que la "vida" es sólo alegría y superficialidad, y que toda el sentido del arte es reflejar esa fiesta infantil de humor de pastelazo en la que pretende "vivir" Kokar. Y para acabarla, ahora resulta que dos obras de rock sinfónico, más otra de la máxima sutileza melódica rupestre y altos vuelos poéticos son "flojas". Pero claro, el adjetivo se le escurre como baba del hocico a Kokar, pero ni asomo del argumento que pueda sustentarlo. ¿Vale la pena entonces ofenderse cuando califica a mi blog de "basura" un sujeto que muestra estar a un grado del rebuzno, ortográfico, lógico y cultural? Ni de lejos, porque, como decía Monsiváis, tipos así son su propia caricatura, y van a seguir muriéndose solos de ridículo. Pobre.

    ResponderEliminar
  73. https://www.youtube.com/watch?v=-oY4zvv7VZQ nuevas de Jaime

    ResponderEliminar
  74. Mil gracias por el aporte, estimada Luna, y ojalá puedas seguir enriqueciendo estos espacios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  75. Que tal estimado pingüino?! Siempre es un gusto darse una vuelta por tu blog; no conozco mucho la obra de Jaime Moreno Villareal, así que gracias por difundirla para que los gustamos de ampliar nuestro interés por obras que en verdad valen la pena; personalmente esta canción me provocó un nudo en la garganta por su melancolía, ahora bien, me gustaría saber tu opinión sobre el grupo "sui géneris " particularmente la canción "tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario" y por último, me sorprendió no encontrar ninguna canción del disco "a la siniestra del padre" de Meza, en verdad me encanta este disco; no soy crítico ni experto en arte pero me parece que es su trabajo mas ambicioso. Saludos!!

    ResponderEliminar
  76. Mil gracias por continuar con el interés, estimado Osvaldo.
    Respecto a tus preguntas, primero, el grupo "Sui géneris" y toda la obra de Charly García, así como casi toda de los rockeros argentinos me provocan algo bastante ambiguo. Por un lado, cosas como las de Baglietto y Spinetta algo me agradan, pero siempre me cuesta mucho trabajo identificarme con la sensibilidad que reflejan. Como si se tratara de una lógica tan ajena a la mía, que nomás no alcanzo a sentir verdadera emoción al escuchar las canciones. Hay finalmente un tonito comercial o popero que me irrita. Las letras nunca me logran convencer, las siento siempre a medio camino, que nunca cierran, salvo muy escasas excepciones. En cambio, la literatura argentina me encanta, por ejemplo, sea Borges, Bioy Casares, Girondo, Puig, Gelman, Cortázar, y un larguísimo etcétera. Es raro, y supongo que podría ser problema mío en realidad. No tengo muy fresco en la memoria el disco preciso que me señalas (en una de esas lo escucho de nuevo y te comento con más precisión), pero en general el rock argentino me resulta demasiado ajeno, como en una frecuencia que no descifro. Aclaro que me pasa con músicos de otros países. Bowie, por ejemplo, nunca me entusiasmó, salvo "Ziggy" y "Space oddity" a ratos. Nunca asimilé el fenómeno "The cure", en otro ejemplo. Etc.
    Bueno, respecto a "A la siniestra del padre", coincido que podría ser el disco más ambicioso de Meza. Pero eso no significa, y así lo creo, que sea el más logrado. Las letras de este disco me parecen excesivamente transparentes. Es muy superior el Meza de "Sin título", "La balada de Galaver", "70 centavos" o "Para un compa". Posiblemente su ambición esté más en la música y los arreglos, pero las letras no me lo parecen, y eso crea canciones menos equilibradas al hacer la suma. La impactante excepción es "Everness", pero como podrás ver en el otro blog (donde la analizo), es un texto de Borges, así que cae dentro de los parámetros de exclusión de esta lista, que explico en la PRESENTACIÓN. No digo que el disco sea malo, pero no me parece de los más logrados.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  77. Hola, me parece que está canción es muy buenan, pero concuerdo con Gustavo en que no es rock. Tal vez el rock rupestre sea uno de los subgeneros más ambiguos debido a su simplicidad, pero en general conserva características del rock "tradicional" y en mi parecer, más que ser una canción alejada del estilo común del rock, está bastante cerca de algún otro genero. Tomando el mismo criterio podría considerarse a Pablo Milanés como rockero, por ejemplo. Tal vez ese es el pequeño defecto del top, no se toma en cuenta la complejidad musical como un factor determinante. Es raro que la mejor canción de rock mexicano (según tu opinión) no incluya bajo, batería, guitarra, etc. Saludos

    ResponderEliminar
  78. Estimado Anónimo, gracias por el interés y la opinión. Como siempre, cualquiera es respetada (si se expresa con respeto, desde luego, como en tu caso). No obstante, hay varias precisiones que hacer:
    Obviamente puedes pensar o no que esta rola es rock. Lo que no puedes es afirmar que no lo es. A menos que expongas un argumento melódico para ello. Penosamente, no lo das. Te doy los míos para considerarlo rock:
    Primero, la comparación con MIlanés no cabe, porque ninguna canción de él explora los subgéneros del rock. Dime una, si así lo crees. En cambio, te puedo citar varias de Jaime: "Feliz", "El apagón", "La escena me traspasa el corazón", etc. Revisa sus líneas melódicas y los recursos de sus letras, ¿ves algo parecido en Milanés? Segundo, afirmar que algo es rock sólo si lleva batería, bajo y guitarras eléctricas me asombra, en primer lugar porque con eso caes en una contradicción, porque te puedo citar innumerables canciones de Silvio, Milanés, Amaury, etc., cuyos arreglos llevan bajo, batería y guitarras eléctricas, ¿entonces eso las convierte en rock?, ¿en qué quedamos? Y después, ¿no son rock "Lalena" de Donovan, "The long and winding road" o "Yesterday" de los Beatles, "When the tigersw broke free" de Pink Floyd, y un largúisimo etcétera, porque nollevan batería, bajo y guitarras eléctricas?, ¿y dónde pones el etnorrock, o el rock sinfónico? Por último, también hablas de la "complejidad musical" como factor determinante. ¿Determinante de qué, de calidad, o de que sea rock? Caray, según eso, ningún blues cabría, pues su estructura es muy simple, desde el punto de vista melódico. Tampoco podrían considerarse rocanroles. Pero, por otro lado, el rock sinfónico es muy complejo musicalmente hablando, pero según tu misma opinión, por su tipo de arreglo no sería rock. De nuevo, ¿en qué quedamos?
    Mi conclusión es que el rock es mucho más amplio de lo que las mentalidades más tradicionales esperan, pues olvidan que el rock es una fusión de fusiones. Así, por supuesto que el etnorrock se parece a la música prehispánica, el sinfónico a la música de cámara, la balada-rock a la balada tradicional, etc., ¡porque son las fuentes con las que se fusiona, es obvio! Pero son los aportes propios del rock los que marcan diferencia respecto a esas fuentes puras. Me parece, entonces, que entre "Lalena" y, digamos, el canon en Re mayor de Pachelbel existen las suficientes diferencias estilísticas y contextuales para concluir que no pertenecen al mismo género, y es justo ese tipo de diferencias el que, si de veras te fijas con detenimiento y cuidado, hallarás entre las canciones de Moreno Villarreal y las de MIlanés o cualquier otro trovador, y la importancia de esas diferencias, melódicas, letrísticas y hasta contextuales es lo me permite afirmar, contrario a ti, que Moreno Villarreal es rockero. ¿Que hace baladas-rock-folk (es decir, rupestres)?, sí, por supuesto. Lo mismo que Donovan en "Lalena", Lennon en "Julia", y McCartney en "Yesterday"...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  79. Lamentable que una canción que no es rock, encabece el top 100 de mejores canciones del rock mexicano, el problema es que partes del supuesto de que si un autor ha tocado rock pues entonces todas sus canciones por extención son rock (aunque sean más folk, blues, gospel, etc. que otra cosa) si bien considero que existe ecléctica en ciertos autores y canciones en ésta canción no se puede apreciar la verdadera escencia del rock, el palabras de Mercury, el rock rompe reglas, es subversivo, esto no lo es.

    ResponderEliminar
  80. Lo lamentable es que hagas caso omiso de lo expuesto anteriormente para tu supuesta réplica, que no hagas una justificación igual de detallada y basada en armonía, melodía ni nada por el estilo, te limites a hacer pasar tu mera ocurrencia como argumento, acudas a una falacia de autoridad (citar a Mercury, sin tomarte un segundo para pensar en la casi infinita cantidad de canciones de rock que no son -ni pretenden- definirse por la subversión ni por "romper reglas", así que esa supuesta definición se cae a pedazos) sin aportar nada más, y al final pretendas definir con una autoridad que simplemente no has demostrado en nada, qué es y qué no es rock. Como tu comportamiento lo han tenido tantos y ya me lo sé de memoria, me queda claro que no buscas acceder a una claridad conceptual, sino sólo a que no se te caiga tu posición, por lo que se te diga lo que se te diga (y ya expliqué lo suficiente, claro y concreto, para que sólo te limites a ignorarlo) vas a seguir pensando igual, así que suerte con tu terquedad. Que la disfrutes.

    ResponderEliminar