martes, 18 de mayo de 2010

8. ROCK EN VIVO

Letra, música e intérprete: Rodrigo González, Rockdrigo.
Disco: Hurbanistorias.
También existe una versión de
Santa Sabina y El haragán, en el disco homenaje Ofrenda a Rockdrigo.


No falta nada
en la estructura de smog,
los zapatos viejos
y las caras oxidadas.
Las máquinas rugen feroces
sobre Antonio Caso.
Sombras que entran y salen,
oliendo a cerveza.

Clavado en una idea,
volteo a ver si aterrizas.
Me asomo al reloj,
y es más que un calendario.
Sospecho que allá afuera
sólo hay desconocidos,
figuras de cera que pasan,
sin decir tu nombre.

No, no hay manera
de regresar la cinta.
Tu amor fue un rock en vivo;
dos, tres manchas de tinta;
un requinto de jazz,
fugaz e improvisado;
una imagen en el aire,
de un pintor apresurado.

Ya todo es esquema,
desde que partió tu barco;
máquinas, sistemas,
estructuras. Sin embargo,
un acorde vuela,
me platica de una isla,
y un navegante herido
parar tras tus ojos.

Traigo en mi entraña
un pedazo de aerolito;
me doy algo de maña,
pero no me comunico.
Un extraño me ha dicho
que navegas lejos,
en busca de tierras lejanas,
calor y azulejos.

No, no hay manera
de regresar la cinta.
Tu amor fue un rock en vivo;
dos, tres manchas de tinta;
un requinto de jazz,
fugaz e improvisado;
una imagen en el aire,
de un pintor apresurado.


Como ya vimos, el llamado rock rupestre siempre se movió entre el humor ingenioso y la canción poética profunda. Y Rodrigo González, Rockdrigo, el mayor representante del movimiento, quizá es quien más demostraba esa dualidad. De una u otra manera, lo humorístico suele opacar un poco en la memoria del público la gran propuesta formal de sus canciones más serias, algunas de las cuales se encuentran entre las mejores del movimiento rupestre y del rock nacional en general. El mayor ejemplo de ello es Rock en vivo, canción muy poco valorada, pese a ser la más ambiciosa desde el punto de vista literario. En ella, Rockdrigo reflexiona sobre la fugacidad del amor, en medio de un paisaje urbano un tanto surrealista, o mejor dicho, expresionista, que algo recuerda la estética oscura y deforme de El gabinete del doctor Caligari de Robert Wiene. Las imágenes de Rock en vivo no son tan duras, pero la sensación opresiva que rodea al amante abandonado (quizá filtrada por su propia pesadumbre), sutil pero penetrante, la crea Rockdrigo con una combinación de elementos muy cuidada, moderna, incorporando, como en ninguna otra rola, léxicos distantes, que adquieren significados sorprendentes y de belleza triste. La rola toda tiene un espíritu elegíaco, de abatimiento profundo, pues, a diferencia de su pariente estilística más cercana, la ya analizada No tengo tiempo (de cambiar mi vida), aquí no hay ese dejo de esperanza, esa pequeñísima tabla de salvación. No obstante, no se trata de una canción trágica al estilo de la ya analizada Mírame desaparecer de Roberto Ponce o Caminó de Roberto González. Más bien se acerca al tono nostálgico, pero un tanto resignado a la pérdida, de 15 m. 3’’ 8/8 16 de León Chávez Teixeiro, justo porque, como bien dice, “no hay manera de regresar la cinta” (el mismo espíritu de la frase “tiene el amor vencimiento, y no se debe aplazar” de la revisada El pendiente de Jaime Moreno Villarreal, en una muestra más de las coincidencias temáticas y temperamentales de los rockeros mexicanos). Así, en Rock en vivo ese mundo perdió toda luz, toda trascendencia, pero “un acorde vuela”, es decir, ese dolor, esa sensibilidad lacerada, permite la creación, la existencia del arte (en una coincidencia más, lo mismo concluye Lucerna Diogenis en Nube). Quizá la única fuente, que explica esa resignación. De este modo, la función catártica de Rock en vivo se cumple: como si siguiera a Schopenhauer, Rockdrigo acepta la amargura existencial, y a través de esa “resignación creativa”, la trasciende. Por eso, para hacernos familiar ese proceso y permitirnos compartir ese desahogo, acude a la referencia directa, al ubicar un pasaje de la canción en la calle Antonio Caso, recurso que, como ya vimos con Viaducto Piedad de José Elorza, Calzada de Tlalpan de Roberto Ponce y Suburbia Madre de Guillermo Briseño, saben explotar los rockeros frecuentemente, sobre todo los rupestres. Pero más allá del fondo casi filosófico de la canción, Rockdrigo maneja el lenguaje, crea imágenes de belleza poética sobria, pero intensa. La adjetivación cuidadosa, los tropos y prosopopeyas, la ya mencionada combinación de campos semánticos distantes en las gradaciones (como “tierras lejanas, calor y azulejos”), develan un trabajo formal muy prolijo, inteligentemente selectivo, inspirado. De este modo, Rock en vivo marca el nivel más alto que Rockdrigo logró alcanzar antes que lo sorprendiera la muerte en el terrible terremoto del 85. Cúspide de su poesía y sus alcances imaginativos.
La música de Rock en vivo es profundamente atmosférica, pese a que su arreglo no se fundamenta en sintetizadores ni recursos tecnológicos de estudio. Eso mismo ya es un auténtico logro. El ambiente melancólico lo crea la melodía, la combinación de acordes (sobre todo el paso de Sol Mayor a Fa sostenido menor inmediatamente después de la tónica Re Mayor, muy propio de las baladas románticas) e incluso la voz, más etérea, leve, y sobre todo menos nasal, salvo en el estribillo, donde adquiere más énfasis. El arpegio de la guitarra acústica rítmica, y el marcado efecto de reverb que usa, le dan profundidad a la estructura melódica, y los discretos adornos de la segunda guitarra en los puentes sin letra dulcifican aún más la canción. La suma de todo esto le da a Rock en vivo ese aire afligido, que se ajusta perfectamente a la letra, de modo que a nivel musical e interpretativo también es el punto máximo de Rockdrigo. Realmente una lección de cómo explotar al máximo los limitados recursos de la infraestructura rupestre, y cómo son el talento, la imaginación y la profundidad los que logran canciones extraordinarias, y no las grandes producciones (que si llegan a acompañar al verdadero artista, sí magnifican los resultados, pero en manos de un farsante, sólo resaltan lo insustancial de su propuesta).
Por todo lo anterior, Rock en vivo resume el gran aporte del movimiento rupestre, y corona maravillosamente el gran legado que Rockdrigo dejó al rock y a la música en general de México.

18 comentarios:

  1. Los poetas nacen con el don de ver las cosas con un lente distinto del de la gente común y con la habilidad de expresar esas visiones en forma conmovedora, en las canciones a menudo aparecen personajes que conocen muchas palabras "cultas" y las amontonan y combinan para dar la impresión de que tienen el don poético, ese me parece el caso de Rockdrigo y sobre todo de Saúl Hernández o en otros ámbitos el extraordinario músico argentino Luis Alberto Spinetta, de quien disfruto enormemente su música, pero que siempre que escucho sus letras siento que me está engañando, no me convence de su sinceridad y autenticidad, por eso prefiero al Rockdrigo sin pretensiones literarias ni poéticas, al directo en sus palabras y roquero hasta el último pelo.

    ResponderEliminar
  2. Interesante apunte, Ariel. Conozco la sensación que describes (más en la poesía que en la letra de rock), aunque, para ser sinceros, no me ocurre con Rockdrigo, y menos en “Rock en vivo”. Lo que señalas suele darse junto a un fondo inaprensible, forzado y aun ausente. No lo siento en esta rola; al contrario, me parece claro y hasta sencillo. A veces parte de la búsqueda literaria es crear esa sensación, para develar hasta el estribillo o el final que la forma poética ocultaba un fondo contundente. Así lo siento yo en “Rock en vivo”.
    En cuanto a Saúl Hernández, ya en los posts sobre Caifanes comenté lo que opino: creo que sus imágenes son más bien endebles, se quedan cortas, salvo en las excepciones señaladas en la lista, así que ni siquiera me llevan a sentir la acumulación que señalas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente y detallado comentario.

    Por curiosidad me puse a buscar la calle Antonio Caso y casi seguro que Rockdrigo se refiere a la que está después de Sullivan yendo por Insurgentes hacia el norte. Parece que la rola Rockdrigo la narra desde una cantina o algo así de la calle Antonio Caso, por aquello de "sospecho que allá afuera" y "sombras que entran y salen oliendo a cerveza".

    Habrá que tararear la rola mientras se camina por esa calle y buscar, entre caras oxidadas y zapatos viejos, si todavía existe esa cantina que inspiró a Rockdrigo.

    ResponderEliminar
  4. En una entrevista que le hizo Roberto POnce Rockdrigo dijo lo siguiente respacto a esta rolita:

    RG. –Es una rola romántica. Trata de un amor efímero, el amor que nunca regresa,
    como un palomazo de rock. Esta es otro tipo de literatura, más elaborada, no es
    coloquial. Y esto es lo más difícil en el rock. El rock depende a quién te dirijas y para
    los chavos que no tienen educación, Rock en vivo les cuesta trabajo. Como la de No
    tengo tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Primero lo primero: felicidades por el resultado final de tu trabajo. Llegué a tu blog buscando la letra “Blue Demon blues” de Jaime López por el puro gusto de leerla mientras la escuchaba en youtube y, para mi grata sorpresa, me encontré con tu excelente análisis del rock que se ha hecho en México. De principio a fin he leído lo que haz escrito mientras escuchaba, a manera de fondo musical, la rola en turno y las ganas de comentar en cada canción sólo fueron superadas por la ansiedad de llegar a la número uno. Dos jornadas laborales me tomó leer y escuchar tu gran aporte, no sólo al rock, si no a la música mexicana en general. La mayoría de las listas que se hacen al respecto se centran en elementos subjetivos (“si te gusta bien, y si no vete a la verga”) o meramente comerciales (“esto es rock, se vende en… ”), sin embargo, tú lograste superar esos obstáculos y diste a “la nave cibernética” un espacio digno desde donde difundir el rock mexicano. Enhorabuena.
    Entre la música que a diario cargo para hacer menos estresante mis viajes por el DeFe están los discos completos de “Tocata, fuga y apañón” y “Hurbanistorias”, de los cuales no me sorprende que varias de las canciones que los integran formen parte de las 105, lo mejor que se ha hecho, sin duda. Al reproductor habrá que agregarle el grato descubrimiento de Lucerna Diogenis, Mamá-Z, MCC, On’tá y José Moreno Villareal.
    A diferencia de otros espacios, la intervención directa de quienes crearon y/o difundieron las canciones que de manera brillante analizas, le da un valor que sólo es expresable por esa frase propia de la banda: “poca madre”.
    Lamentablemente, pareciera que el buen rock sólo fue hecho por los integrantes del colectribu rupestre y sus contemporáneos ¿los 90’s fueron una década perdida? Todo indica que sí, a pesar de que es en tiempo cuando el rock que se hace en México llega a un público cada vez mayor, algo que se agradece pero que pareciera coartar la creatividad de los participantes. Y esa fascinación por el aplauso fácil es el lastre que pesa sobre el rock hecho por mexicanos más que las limitantes de espacios y/o disqueras con sus contratos nefastos. Armando Palomas es un ejemplo de que, sin ser el más excelso escriba o guitarrista, se puede realizar un proyecto musical autofinanciable a base de invertir (dice que vendió su bocho para la realización de Coyoacán Tequila) y de aferrarse a lo que cree es lo correcto (aunque el autoplagio y plagio sean una constante).
    Le daré una leída a tu otro blog y regresaré por la segunda vuelta de éste. Como aprendiz de juglar he grabado de manera artesanal algunas rolas mías y sería un gran honor someterlas a tu método de análisis, sé de antemano el resultado pero tengo algo de masoquista, así que si tienes la paciencia y el tiempo, avísame. Y no está de más nuevamente felicitarte y agradecerte, Pingüino Elemental, este gran blog.

    Luego morimos, M.A.R.X.

    www.myspace.com/marxtron

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias por las palabras, el interés y el tiempo que le entregaste a estos espacios, estimado M.A.R.X. Y por supuesto que checaré tu material en cuanto me sea posible. Ojalá puedas seguir aportando opiniones en ambos blogs. Como he dicho varias veces, son estas apreciaciones (junto a las divergencias, por supuesto) las que hacen sentir que todo el trabajo valió la pena, así que realmente te lo agradezco.
    Un gran abrazo, y espero que sigamos en comunicación.

    ResponderEliminar
  7. Cuando camino por las calles del df, haciendo la comparacion de lo que habia antes del terremoto del 85 y lo que hay ahora, irremediablemente me viene a la mente la musica de el rockdrigo y sobre todo esta rola, una rola que nos deja un amargo sabor a nostalgia, por lo que fue y ya no es y nunca mas sera.

    ResponderEliminar
  8. A mí lo que me pasó mucho tiempo, estimado lalorock, es que siempre solía pensar en esta rola cuando tenía que atravesar el centro en el micro, al regresar de la escuela en la tarde nublada. Me parece perfecta para acompañar lo que uno ve desde la ventanilla, las personas, los autos, el color del paisaje urbano... ¡Uf, qué recuerdos!...

    ResponderEliminar
  9. Esta es la numero uno!!!

    ResponderEliminar
  10. No, esa es Lila Deneken, estimado Anónimo (este chiste sólo lo entenderán los ochenteros)...
    No, ya en serio, gracias por la opinión. A estas alturas, ya queda muy claro que si ustedes, los visitantes, no logran unanimidad con la número 1, menos se puede esperar que la logren con mi opinión, ¿no creen? Pero como siempre, se agradece la discrepancia y el interés en expresarla. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  11. Mi buen Pingüino excelente reseña de esta rola y en general de buen Rockdrigo, varios años tenia que ya no escuchaba este disco (hurbanistorias) y al encontrar tu blog hace algunos meses volví a escucharlo y con tus aportes en cuanto a letra y música hacen que sean aun mas disfrutables de 7 rolas que analizaste del Rockdrigo 4 fueron de este disco, VIENTOS!!

    Y muy de acuerdo con lo que escribió el M.A.R.X.

    Aquí dejo un discazo que me encontré en la red con el Lunajero Recargado (http://lunajerorecargado.blogspot.com/) y que fue el inicio del Rock Rupestre http://www.megaupload.com/?d=5KXNUFI5, “El colectivo rupestre....... en Radio Educación”
    01.entrevista 01 (2:38)
    02.rafael catana - tijuana (4:08)
    03.entrevista 02 (8:17)
    04 roberto gonzález - el huerto (2:19)
    05 entrevista 03 (8:52)
    06 rodrigo gonzález - perro en el periférico (3:46)
    07 entrevista 04 (8:11)
    08 roberto ponce - estas son mis manos (3:53)
    09 entrevista 05 (11:13)
    10 guillermo briseño - quiero ser parte del cuento (3:03)
    11 entrevista 06 (7:43)
    12 rafael catana - en la estación de guadalajara (3:58)
    13 entrevista 07 (1:16)
    14 roberto gonzález - soy feliz (2:57)
    15 entrevista 08 (1:42)
    16 rodrigo gonzález - no tengo tiempo de cambiar mi vida (4:17)
    17 entrevista 09 (1:23)
    18 guillermo briseño - las olas de tu vientre (2:20)
    19 entrevista 10 (6:49)
    20 roberto ponce - brindis por un difunto (3:00)
    21 entrevista 11 (9:24)
    22 rafael catana - viajaste soñador (3:58)
    23 entrevista 12 (3:13)
    24 rodrigo gonzález - no estoy loco (2:28)
    25 rodrigo gonzález - qué hacer (2:48)
    26 entrevista 13 (1:40)
    27 roberto gonzález - el corral (2:55)
    28 roberto gonzález - un espejo (3:03)
    29 entrevista 14 (7:17)
    30 roberto ponce - rojos de marzo (3:44)
    31 roberto ponce - coatzacoalcos (3:45)
    32 entrevista 15 (2:55)
    33 rafael catana - ella es (1:59)
    34 entrevista 16 (1:21)
    35 rodrigo gonzález - estación del metro balderas (4:59)
    36 entrevista 17 (0:31)

    De lujo no dejen de escucharlo, y visiten al lunajero tiene un buen de discos picudos. Salu2!!

    ResponderEliminar
  12. Fantástico aporte, amigo Margarito, toda una joya. Mil gracias por tus palabras y tu generosidad, como siempre.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¿A qué otros músicos les suena esta canción? Trato de pensar a qué se parece el arreglo pero mi conocimiento no es tanto.

    ResponderEliminar
  14. Interesante pregunta, estimado Anónimo. A reserva de lo que opine los demás, yo tampoco encuentro algo realmente parecido, y es de lo que más valoro en esta rola de Rockdrigo: me parece única hasta en su misma obra.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola señores. Quiero decirles que es muy grato leer comentarios tan bien estructurados ademas con tan buenos apuntes y coincidencias con otros artistas del mismo genero que yo no conozco pero que ahora me tomare el tiempo para escuchar o ler algo de ellos(algunos ya los conocia). Conoci la musica rupestre al principio de los noventa y debido a que era muy joven me llegaban esas rolas tan profundas y que sabia que mas de una era una poesia y que hablaban de todo a nuestro alrededor e incluso de sensaciones y sentimientos que mas adelante y gracias al estudio o la lectura (de cosas que para algunos son insignificanes ) me darian la razon de que son interpretaciones bien importantes de la vida y de lo que muchos ignoran , porque son sentimientos que no sabemos describir por su profundidad y la complejidad en en afrontar y aceptar las situaciones por las que atravesamos los mortales.

    ResponderEliminar
  16. Mil gracias por el interés y las palabras, estimado Carlos, ojalá sigas aportando tus opiniones en estos espacios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  17. Recién descubro este blog y, por primera vez en años (más bien, desde siempre), leo cosas inteligentes, sensatas y sensibles sobre la obra del Rodrigo. Iré repasando poco a poco todo el material pero, mientras tanto, quiero agradecer y felicitar al creador de este espacio por llevar el análisis y la discusión sobre el Rock mexicano al sitio que se merece... y coincido: Rock en vivo es la número 1 del Rodrigo

    ResponderEliminar
  18. Mil gracias por tus palabras, estimado Nuri, y será un placer leer tus comentarios en estos espacios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar