jueves, 20 de mayo de 2010

31. MI AMOR NO SIRVE DE NADA

Letra, música e intérprete: Jaime López.
Disco: Bonzo/Mi amor no sirve de nada.



Hay una tierra que entierra a sus vivos y se vive entre muertos.
La misma tierra destierra a sus hijos y se muere entre extraños.
Me quito una mano,
escondo un saludo.
Hay una tierra que aterra, mi amada, mi amor.

Mi amor no sirve de nada, lo vuelvo a guardar.
Después la cartera
me han de robar.

Hay un idioma de ideas idiotas que le enrollan la lengua.
El mismo idioma se entona en el dogma que le lava el cerebro.
Le anuda los nervios,
le afeita el afecto.
No sé qué idioma sofoca, mi amada, mi amor.

Mi amor no sirve de nada, lo vendo, sí, sí.
Las barbas del sabio
voy a escupir.

Hay una mano amasando manías que nos pintan de gris.
La misma mano, maniática, fría, nos catea el veliz.
Nos cobra vivir,
nos hace striptease.
Mano maestra en el desamarnos, mi amor.

Mi amor está devaluado, lo voy a encender:
en armas estoy
contra el poder.

Hay una tierra que entierra a sus vivos y se vive entre muertos.
La misma tierra destierra a sus hijos y se muere entre extraños.
Me quito una mano,
escondo un saludo.
Hay una tierra que aterra, mi amada, mi amor.

Mi amor no sirve de nada, lo vuelvo a guardar.
Después la cartera
me han de volar.


No son comunes las canciones solemnes en Jaime López. Su obra siempre se mueve más por la ironía y los juegos con el lenguaje, sonoros y semánticos. Por ello, Mi amor no sirve de nada es atípica en su obra. Quizá esta vez la emoción no lo permitió, y la necesidad de un desahogo mayor, posiblemente por su momento vital, propició este tono grave, más melancólico. Bueno, por lo que sea, pero esta rola exhala su dolor de manera más directa, más transparente. Pero esta claridad no impide que también se sustente en figuras retóricas atinadas y complejas. Para empezar, una especie de retruécano marca sus dos primeros versos. Más adelante, ensayará juegos cacofónicos, sobre todo aliteraciones (“afeita el afecto”, “mano amasando manías”, “tierra destierra”, “tierra que entierra”, “tierra que aterra”). Así, López demuestra cuánto entiende que, por más emoción que inspire la canción, el trabajo formal profundo es obligatorio en un verdadero artista, y que esto no traiciona de ningún modo esa emoción, seguirá permaneciendo. Mi amor no sirve de nada es claro ejemplo de ello, porque se siente intensamente la amargura del tema, a la vez que se disfrutan los logros estilísticos (cuando se poseen las herramientas analíticas para hacerlo, lo que no es problema del artista). La rola se centra, una vez más, en el contexto cultural nacional, paupérrimo, limitante, en el que el amor está condenado al fracaso, aun si se guarda. En la segunda estrofa Jaime vuelve a su crítica a los medios mentirosos y enajenantes. Los estribillos muestran el proceso dialéctico del sensible ante tal panorama: se pasa de la renuncia, a la lucha nueva (“lo vuelvo a encender: en armas estoy contra el poder”), que volverá a la derrota. Por eso, la primera estrofa se vuelve la última: cierra el círculo infinito del doliente. ¿Por qué del doliente? Porque el indiferente nunca padeció ese proceso dialéctico, mientras el resignado lo exterminó de su vida, como mecanismo de defensa. Sólo el doliente, el sensible, para el que esa resignación e indiferencia no son alcanzables, pasa por ese continuo infierno emocional, sin tregua. Para él, los momentos de desesperación y renuncia sólo serán transitorios, una pequeña y conmovedora fanfarronería de falsa indiferencia, justo porque no corresponde a su verdadera naturaleza. Eso lo explica la frase final: para el sensible no vale guardarse el amor en la cartera: ya se la robarán igual. Como puede verse, los conceptos que encierra la letra, así como su manejo estilístico, no son tan simples como parecen. Que así nos lo parezca es sólo otro de los méritos de Jaime López, producto de su gran manejo de la forma.
La melodía de Mi amor no sirve de nada oscila entre la trova arpegiada y la balada-rock. Lo último se lo da el arreglo, con una guitarra efecteada, quizá eléctrica. El arreglo es un tanto extraño. Jaime utiliza un doblaje de primeras voces; es decir, no en armonía, sino idénticas en su tono, y colocadas en ambos canales en la mezcla, recurso poco habitual (los únicos casos que recuerdo son Amor veloz de Carlos Arellano, pero sólo en el estribillo, y Pequeño Alfredo de Lucerna Diogenis). Este recurso, si se usa con el suficiente cuidado para hacerlo notorio sin saturar, enriquece mucho las canciones, por eso resulta raro que se ocupe tan poco. El resultado es variable, según la entonación y el timbre. Lucerna Diogenis lo usa para sugerir una voz casi infantil, por ejemplo, y Carlos Arellano sólo como refuerzo del estribillo, ampliación de su énfasis. Pero en el caso de Mi amor no sirve de nada, el efecto produce una sensación de profundidad, que apuntala la seriedad del tema. La guitarra, como ya dije, suena más metálica, sin que tenga distorsión. Y lo curioso es que incorpora más adelante un grupo de cuerdas, que suavizan la atmósfera, pero mucho menos de lo que podría suponerse, dado ese timbre en la guitarra (si hubiera sido sólo acústica, estaríamos ante una canción mucho más delicada). Son combinaciones atrevidas, poco habituales. Lo importante es que el resultado final es poderoso, hondo. Y obviamente, original.
De esta manera, Mi amor no sirve de nada es excepcional en varios sentidos, seguramente porque marca el proceso de transición del López de Un viejo amor, todavía muy influido por la trova, a su línea solista rockera. Después ensayaría lo norteño y cumbiero. Pero eso ya es otro tema.

10 comentarios:

  1. Este es uno de los mejores textos que te he leído, no te puedo decir que tiene que no tengan otros, pero me gustó, por otra parte, no conocía esta canción hasta que la escuche en tu blog y en verdad que es extraña o atípica como la calificas, la facilidad que tiene Jaime para hacer juegos de palabras me imagino que es parte de él, nunca lo he tratado pero me imagino que siempre habla así (en las entrevistas deja ver algo de esto) por eso no me extraña que canción dolida o canción jocosa tengan este sello tan personal de él, pero lo verdaderamente atípico es en efecto el arreglo, totalmente extraño y fascinante.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el halago, amigo Ariel. Esta rola es tan vieja, que de hecho apareció en un disco de 45 rpm., era uno de sus lados. Me imagino que a lectores jóvenes les sonará casi prehistórico. Y es verdad lo que dices, también conversando en entrevistas Jaime habla igual. Recuerdo un concierto hace muchos años, tocando con Briseño, ¡y lo albureó en público! Y hace muy poco lo oí hacer lo mismo a Jorge Gurruchaga (sí, el español vocalista de "La Orquesta Mondragón") en una entrevista de radio. Así de loco siempre ha sido. Por cierto, estimado Ariel, el otro lado de ese disco de 45 es "Bonzo", pero en una versión totalmente diferente a la del disco 1ª calle de la Soledad, con otro arreglo raro, con cuerdas y alientos extraños. Eso reafirma mi hipótesis de que era cosa de su momento vital y musical.

    ResponderEliminar
  3. Excelente reseña de esta canción mi estimado Pingüino, así es el Jaime,en la rola “Olores al Oleo” a mi me hace sentir los olores y ver los colores.

    los colores se fueron
    poco a poco del salón
    y quedo una exposición de olores
    un verano de giocondas
    que huelen a gato encerrado
    a pasto y cabello
    a sexo y a rancio precoz
    y esa sonrisa sin boca
    y esa sonrisa sin boca despide un aroma
    un verano de giocondas
    un verano de giocondas
    un otoño de van gho
    que en a campo tostado
    a trigo y madera a leña
    y cuarto de hotel
    y esa oreja que vuela
    y esa oreja que vuela que cae al buro
    un otoño de van gho
    un otoño de van gho
    un invierno de gernikas
    un invierno de gernikas
    que huele a tragedia torera
    a franco desagüe a peste y guerra civil
    y la guitarra colgada
    y la guitarra colgada bosteza turita
    un invierno de gernikas
    a tu luz de primaveras
    que huelen a verde primario
    limón y naranjas a vino y obscuro café
    y ese molino de rojo
    y ese molino rojizo que huele a ramera
    y tu luz que se despierta
    y tu luz que se despierta
    los colores se fueron
    poco a poco del salón
    y quedo una exposición de olores

    A quien se refiere en TU LUZ?
    Alguna de sus canciones las canta muy rockeras y luego las pone como cumbia o norteñas como “me siento bien pero me siento mal” con acordeón, en una presentación que estaba dando un dia, se fue la luz y se puso a cantar varias rolas a Capela fue chido.

    En la parte del concierto que comentas que dio con Briseño, se alburean los 2 aquí te dejo ese concierto http://www.megaupload.com/?d=7ZANZQ5I por si no lo tienes, ese dialogo se da antes de cantar “desde mi motocicleta” que según Briseño fue una composición de ambos, aquí Jaime cuenta que es un recuentro entre los presentes, lo que pareciera que así es, la verdad no se si en el disco Jaime le da algún credito a Briseño, porque esa rolota es cuando ya estas hasta atrás y empiezas a pedir fiado y solo queda que te pongan “EL BATO” del Catana para que te”jueras”.

    ResponderEliminar
  4. Genial que compartas ese concierto, estimado Margarito, sea o no el mismo, porque yo recuerdo el albur de Jaime, pero que Briseño no lo contestó. En cuanto a "desde mi moto", en el disco donde aparece, llamado "Jaime López", no le da crédito a Briseño. Ni idea tenía de que hubieran compuesto juntos algo. Recuerdo que un tiempo montó un espectáculo con Hebe Rosell (en ese momento pareja de Briseño), pero nada más.
    En todo caso, mil gracias por éste y todos tus aportazos, estimado Margarito, incluyendo tantas anécdotas de asistente a conciertos (yo por falta de lana me perdía muchísimos).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena cancion pero no puedo descargarla donde la puedo conseguir o la podrias subir gracais

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la visita y el comentario, estimado Anónimo. Como ya he explicado varias veces, este blog tiene sentido de difusión y análisis de las rolas, así que no están disponibles para descarga. En la lista de blogs que recomiendo, que sí tienen ese espíritu, quizá puedas encontrar el disco de Jaime.
    Suerte, y muchos saludos.

    ResponderEliminar
  7. hola que gusto que canciones como esta no se pierdan , y que aun mejor se les de el valor que tienen yo tenia este disco de 45 rpm pero penosamente lo perdí , donde puedo conseguir esta canción o aun mejor el disco ??

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tus palabras, estimado Anónimo. Yo conseguí ambas rolas del disco de 45 rpm. en algún blog del ciberespacio (no recuerdo exactamente cuál), así que espero que allí lo podrás encontrar todavía. El disco físico será muy difícil, francamente no creo que sea conseguible... En todo caso, suerte si lo buscas.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bella canción, Pingüíno. La primera estrofa encaja muy bien en la realidad violenta, brutal, que vivimos hoy en este pobre país, hasta parece que Jaime López estaba profetizando. Yo no sè si algùn dìa en este país vamos a dejar de glorificar la violencia, desde el "bravo pueblo azteca" hasta el imbécil macho empistolado, pasando por su himno nacional hostil y sangriento. En fin, aplausos a Jaime López, un artista siempre sensible y atento a las realidades de México.

    ResponderEliminar
  10. Coincido contigo, amigo Daniel. Quizá lo del pueblo azteca hay que medirlo como una cultura de un contexto histórico complejo, y lo del himno tiene una explicación más honda, incluso desde el análisis literario (su música, por cierto, me parece asombrosamente original, con una estructura melódica osada, que no encuentro en ningún otro himno), pero en general la historia de México es violenta. En todo caso, la actual del narco, motivada únicamente por la ambición material, me parece que no posee la menor justificación. ¡Y pensar que hay público "rockero" que le hace el juego a los narcos haciendo apología del consumo (me refiero no al acto de libertad, que allá cada uno se podrá freír el cerebro como quiera, sino a la glorificación como si fuera acto subversivo e inteligente, y no el apoyo desde la evasión a quienes más les sirve vernos no conscientes)! Pero en fin...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar