viernes, 21 de mayo de 2010

34. SOLEDAD

Letra, música e intérprete: Botellita de jerez.
Disco: Naco es chido.



Si las cosas hablaran,
te contarían la soledad
y el llanto oculto
en mi máscara de piel.

La noche se vuelve un rostro
amenazador,
que envuelve en su oscuridad
mis ojos y mi voz.

Uh, soledad,
olvídame y déjame crecer.
Uh, soledad,
busco mi tranquilidad.

Dejaría muchas cosas
por curar la enfermedad
que día a día alimenta
mi triste soledad.

Uh, soledad,
olvídame y déjame crecer.
Uh, soledad,
busco mi tranquilidad.

Soledad,
olvídame y déjame crecer.
Uh, soledad,
busco mi tranquilidad.

Soledad,
soledad,
soledad.

Botellita de jerez es un grupo conocido principalmente por sus canciones urbano-humorísticas (eso lo prueba hasta su mismo nombre, que, para los extranjeros que lo desconocen, es la primera parte del dicho o fórmula verbal infantil, que termina con: “todo lo que digas será al revés”, y que sirve para “defenderse” de las ofensas), algunas muy bien logradas, como De tripas, cuajo y corazón, El adicto, Todos tienen tortita menos yo, Negro’s blues y Heavy metro, además del caso excepcional de El Tlalocman, una rola históricamente importantísima, por haber sido compuesta por una increíble combinación de nombres: el actor y director de cine Alfonso Arau (padre de Sergio Arau, el guitarrista de Botellita de jerez), el gran ensayista y cronista Carlos Monsiváis y el auténtico cronista de la ciudad, el mil veces imitado por el rock Chava Flores, y que fue grabada primero por el grupo Los tepetatles del propio Alfonso Arau. De hecho, es una pena que la versión de Botellita de jerez de El tlalocman finalmente no haya quedado en la lista de este blog, además de lo señalado, por su genial solo intermedio de música prehispánica, pero eso demuestra que el método de selección que utilicé para esta lista quedó por encima de gustos personales, como ya expliqué.
En todo caso, Botellita de jerez no sólo hizo canciones livianas. Lo demuestra una auténtica canción de amor como Guarda mi corazón, además de la sentida e intensa Soledad, su rola más seria, más introspectiva. La letra de Soledad es bastante transparente: se limita a describir el opresivo sentimiento del título, que impide el desarrollo interno, la plenitud, y su estribillo acude a la figura retórica de la deprecación, un ruego para que ese obstáculo emocional se compadezca, y libere el alma del autor, lo que recuerda, en la trova, la canción Vuela, pena de Amaury Pérez, ya que en ambas canciones se personalizan los dos sentimientos. Pero si el lenguaje de Soledad es más bien sencillo, no por eso excluye la propuesta poética, sobre todo en las dos primeras estrofas y el estribillo, en que metáforas y prosopopeyas poseen una belleza sobria, tenue, pero firme y certera. La letra no tiene grandes ambiciones, porque está mucho más concentrada en su función catártica, de un modo muy sincero y emotivo.
Pero, en un caso muy similar al de Triste canción de sus contemporáneos de El Tri, la gran fortaleza de Soledad es su potentísimo arreglo y su emotiva melodía, que equilibran esa sencillez letrística, y elevan la rola. Un fenómeno que analiza muy atinadamente Juan Villoro en La poesía en el rock, a propósito de lo difícil que resulta transcribir la fuerza poética de Satisfaction de los Rolling Stones cuando se trata de traducirla y explicarla: parte de su sentido poético está en la amalgama atmosférica, en el espíritu que crea la fusión de letra, música e interpretación, así que un análisis literario puro, limitado sólo a la letra, no logrará dimensionar en su plenitud la auténtica riqueza formal de la rola. Lo mismo ocurre con Soledad, pues la manera en que Botellita de jerez la desarrolla, forma parte fundamental de su verdadero nivel poético. Hay que recordar que una canción es justo la suma de todos estos elementos, música, letra, interpretación vocal, arreglo, ejecución de los instrumentos y aun la concordancia de todo junto. Así, analizar una letra de canción como se analiza un poema es posible, pero limitado, parcial, y finalmente, pobre.
Para el arreglo de Soledad, Botellita de jerez mantiene la alineación clásica del trío de rock: la guitarra eléctrica de Sergio Arau, el bajo de Armando Vega Gil y la batería de Francisco Barrios, El Mastuerzo. Es interesante, entonces, que la riqueza del arreglo no radica en la incorporación de muchos o exóticos instrumentos, sino en la potencia de la ejecución de los músicos. Los solos de guitarra, el introductorio y el intermedio, son los mejores en la carrera de Sergio Arau, y lo mismo puede decirse de su voz, generalmente la más pobre del grupo, no por su afinación ni potencia, sino por lo áspero de su timbre. Por su parte, las armonías del estribillo son realmente impecables. Botellita de jerez siempre se caracterizó por su talento para las armonías vocales, gracias a que sus tres miembros son cantantes principales en diferentes canciones. La dulzura y control de la voz de Paco Barrios le permitió, de hecho, su carrera de solista. Y el caso de Vega Gil es aún más notable. He sostenido, y vuelvo a sostener, que es uno de los mejores cantantes de la historia del rock mexicano, junto a Mario Rivas de MCC (el mejor), Kiko Bandido, Arturo Huizar y Baltasar Mena (si es que ese es el nombre correcto del cantante principal de Naftalina en rolas como A los States con los cuates y El show de Cretina, aunque podría ser Renato López, no estoy seguro). Sólo que a Vega Gil nunca se le ha reconocido su nivel, notorio en rolas como La guerra en mi casa y las mencionadas Negro’s blues y Todos tienen tortita menos yo. En todo caso, las tres voces juntas de Botellita de jerez logran las mejores armonías del rock mexicano (caso aparte es el de Guillermo Briseño en su disco Briseño, Carrasco y Flores, las mejores armonías que he oído, pero con voces realizadas por él mismo, en doblaje de estudio). Y en el estribillo de Soledad se muestran a plenitud. Además, el solo de guitarra intermedio viene acompañado de un cambio de ritmo, que luego regresa al original; un recurso muy grato, fuerte, de una intensidad energizante, que coincide con la necesidad de desahogo del protagonista, misma que, por medio de la catarsis de la guitarra gimiente, se vuelve la nuestra.
Así, Soledad es una gran rola, porque alivia el alma sin grandes aspavientos, sin recurrir más que al poder interpretativo de Botellita de jerez, centrado en la garra y la expresión básica, primigenia, pero altamente poética en el conjunto de sus hallazgos musicales, corales y letrísticos.

5 comentarios:

  1. Era la segunda mitad de los turbulentos 80s, cuando esta rola retumbo en mi cerebro, via espacio 59 y Fernanda Tapia,y de inmediato se volvio una de mis favoritas, en esos años habia yo escuchado muy poco de rock mexicano, los exitos de el three souls, algo de down fillet, el rock de el et de Rockdrigo, fue cuando rolas como estas me abrieron un naciente universo de alternativas, ya que buscando aqui y alla fui conociendo todo lo referente a rock mexicano, asi llegaron el Trolebus, la misma Botellita de jerez, Jaime Lopez, toda la obra de Rockdrigo, los rupestres y tantos otros que en mi primera juventud me emocionaron y me influenciaron, y hasta la fecha sigo buscando rolas olvidadas y recreandome con esta musica, por eso cuando llegue a este blog hagan de cuenta que llegue al paraiso. saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uy, muchas gracias por lo que dices, amigo Lalorock. El verdadero paraíso es el rock y todo el arte de calidad. O mejor dicho, es uno de los alivios para el infierno de la vida moderna. Y aquí se difunde y valora críticamente nada más. Pero igual se agradece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uta!!, Los botellos!!, cámara Pingüino, por poquito y no la cuentas estos batos bien autóctonos, sátiros y con mucho sarcasmo, con solo una rolita entraron a tu lista, uff!!.

    Y si “Soledad” es así se siente la ausencia, en su disco de solista “Sergio Arau y los mismísimos ángeles” tiene una rolita que pareciera que explica esta soledad “la invasión”.

    De las que señalas, “el ropavejero”, “niña de mis ojos” (como me hacen recordar a mis gemelas), “Tlalocman”, “Negro´s blues” es una sátira bien lograda.
    Hace un buen de años atrás cuando en la radio sonaba “San Jorge y el Dragón” y eran todo un show, verlos en Rocotitlan era chingon, en su película “Naco es chido” la neta ni ellos se entendieron y no reflejo lo que los botellos fueron para nuestro Rock Nacional.
    Aquí les dejo estas 2 rolitas http://www.filedropper.com/botellita-ropavejeronegroblues

    una “El Ropavejero” como la que has comentado “soledad” seria y la otra todo un desmadre bien logrado de los botellos y que fue grabada en vivo y en vivo así te los imaginas siempre, “Negro´s blues”.

    “El Ropavejero”
    Hice cuentas y he notado,
    muchas cosas que he
    guardado no me sirven
    y las tengo que dejar
    el señor ropavejero
    va empujando el
    tilichero y ahora mismo
    se las voy a regalar.

    un pedazo de mi vida
    una risa carcomida
    un amor despostillado en un jarrón
    un cariño desgastado, un olvido postergado
    tu recuerdo despintado en un cartel.

    tengo retos empolvados,
    entusiasmos maltratados
    y unas ganas rotas dentro de un veliz
    una critica vencida,
    en muletas dolorida
    un talento enmohecido en un sillón.

    hey! señor ropavejero, tiene muchas cosas
    que cargar los trebejos que me estorban lo
    inservible lo que sobra no lo vendo, se lo quiero…. regalar.

    una dignidad cansada un retazo de nostalgia
    dos hilachos de criterio y de razón
    una historia apolillada, mi vergüenza ensangrentada
    mil verdades remendadas de ficción
    una rebeldía sin filo
    y otras modas sin estilo
    un colchón agujereado de pasión.

    hey! señor ropavejero tiene muchas cosas
    que cargar los trebejos que me estorban lo
    inservible lo que sobra no lo vendo, se lo quiero…. regalar.

    hey señor ropavejero tiene muchas cosas que cargar
    yo me quedo para siempre lo que sirve y que se vende
    lo que vale en este mundo material
    lo que vale en este mundo material
    lo que vale en este mundo….
    material.

    “Negro´s Blues”
    -Guitarras campiranas-
    -Requito bien rockero-
    -Ritmo bien aca-
    -Requinto “sigo siendo el rey”-

    Dejalo, pelao, ventajoso!!

    -Requinto de pelos-

    Yo transe al Negro Durazo
    yo le puse un buen sablazo
    le vendi un pericazo
    resulto ser gallinazo
    me pidió una mordida
    yo le abrí una herida, en las patas, en las manos, en su hocico

    yo transe al negro durazo
    yo le puse un buen sablazo
    ya que el general “mota” esta en su lugar
    yo a ese capitán me lo voy a fumar
    y ni la bacha voy a dejar
    “Caro Quintero” que me va a durar
    negro es negro, black is black, baby is black

    -y viene el aquelarre de voces campiranas y sus falsetes-

    Yo transe al Negro Durazo ahuuuu

    auuuuuuuuai

    Porque el Negro Durazo, no tiene blanquillos
    que no, que no echale carnal,
    auooooo el Negro Durazo, no tiene blanquillos
    no,no,no ayyy, no, no,no Ailaralaiii, Ailaralaiii, Ailaralaiii

    porque el Negro Durazo los tiene negrillos.
    Auuuoo auuooo.

    -Cerrando con una batería cargada de rencor-.

    Pinche Steve Vai no les llega a los talones, me los imagino en la “encrucijada” je, je, je.

    Vaya un saludo a LALOROCK, que buenos comentarios se avienta el bato.

    Suerte, siempre, mi buen Pingüino, ya ´stas.

    ResponderEliminar
  4. Chido, amigo Margarito, gracias por el aporte habitual.
    Si fuera por importancia histórica, sin duda los botellos estarían en los primeros lugares. Rola por rola, competían con creaciones de mucho peso, así que no logró entrar todo lo deseado en la lista. Pero en el otro blog ya está "El tlalocman", por ejemplo, y seguirán apareciendo cosas. Por cierto, "La invasión", para mí lo mejor de Arau como solista, estuvo muy cerca de entrar aquí. Seguro en el otro blog aparecerá pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que recuerdos me trae esa grabacion de los Botellos, sobre todo la de "Naco es Chido", para mi de las mejores grabaciones que hicieron, se me hace un disco completo, es el disco que mas he comprado, ya que mi hermano lo prestaba, y no regresaba,y cosas asi, una vez en Manzanillo, compre el tape "Naco es Chido", sali de la Tiendas de Discos y cassettes, estaba bien emocionado, quitandole el plastico con que envolvian a las cintas,choque con una señora, se me cayo el tape y con la pasadera de la gente, me lo pisaron y valio chetos, y pues lo tuve que comprar otra vez, hace tiempo vinieron a tocar de forma gratuita, pero me los perdi, queria que me autografiaran el "Estuche de Peluche", pero no se pudo, lastima, tambien recuerdo sus videos del Charrockandroll, los veia en un programa llamado "Flores de Aslfalto" hace ya varios ayeres y de la cancion "Soledad", siempre me ha llegado hasta el fondo de mi ser,mis respetos para esos botellos en aquella época, sin olvidar de su presentacion en la peli "Tacos de Oro" al lado de "El Chicho" y de Mario Almada, saludos

    ResponderEliminar