lunes, 17 de mayo de 2010

4. CADÁVER

Letra, música e intérprete: Gerardo Enciso.
Disco: Cuentos del miedo.



Como la piel en la cruz,
como la cruz en la piel,
sangre corre por mis venas,
y algo mueve entre las piedras.

Yo te ví reír,
mayo, un colibrí,
rosas rojas en la pena.

Siento tu piel en la luz,
siento la luz en tu piel.
Ahora vago sin descanso.
Sobre tu recuerdo voy descalzo.

A la cama hui,
tu fantasma ahí,
me habla cosas de otro tiempo.

No puedo darle calor
a tu cadáver.
No puedo darle calor.

No puedo darle calor
a tu cadáver.
No puedo darle calor.

Como la piel en la cruz,
como la cruz en la piel,
ahora vago sin descanso.
Sobre tu recuerdo voy descalzo.

Yo te ví reír,
mayo, un colibrí,
rosas rojas en la pena.

A la cama hui,
tu fantasma ahí,
me habla cosas de otro tiempo.

No puedo darle calor
a tu cadáver.
No puedo darle calor.

No puedo darle calor
a tu cadáver.
No puedo darle calor.

Ya anticipábamos el gran impacto emocional que causa Cadáver de Gerardo Enciso, al analizar su pariente cercana: Quiero huir de Lucerna Diogenis. Pero lo que en la segunda se debe al desamor, la frialdad familiar y el fracaso existencial, en la primera está mucho más acotado: es la muerte del ser querido, y el vacío y el recuerdo insoportables que quedan, que se adueñan de todo, que asfixian. Y como dijimos en ese post anterior, el dolor llega a un punto terrible, que explota en el alarido más desgarrado, incontenible, con el que cierra Cadáver. ¿Se habla de una muerte real, o sólo simbólica? No se expresa claramente, pero la elección de la palabra "cadáver" para el estribillo y el título, hacen pensar que se trata de la muerte física, lo que la hace más terrible, porque impide el consuelo de la desilusión: quien “muere” sólo simbólicamente, de seguro se va dejando resentimientos o al menos malos recuerdos, pues se trata de un dolor impuesto por ese alejamiento decidido. Pero la muerte real duele a ese nivel porque se lleva a alguien en plena valía, sin manchas, sin esos rencores, en un alejamiento no decidido. Pero al final da lo mismo: sea cual sea el sentido de ese cadáver, es la pérdida inaguantable lo que la canción muestra, ese dolor agudísimo, esa fractura absoluta e irremediable. Pero las estrofas en sí de la letra transcurren leves, un tanto autómatas, con esa sensación de insensibilidad, de anestesia emocional, que también define a Si tuviera un corazón y todo el principio de La ventana de Arturo Meza, Confortably numb de Pink Floyd y el final de las novelas El túnel de Ernesto Sábato y El principio del placer de José Emilio Pacheco, como ya revisamos antes. Pero al igual que en La ventana de Meza y Quiero huir de Lucerna Diogenis, en Cadáver esa bruma de pronto explota, al estilo de One of my turns de Pink Floyd, sólo que no desde el dolor convertido en furia como en esta última, sino como dolor puro, que no se contiene más, y revienta. Tanto así, que ese estallido ya no permite palabras como en la otra gran canción de muerte del ser querido, Mother de John Lennon: es alarido solo, grito desgarrado. Así, las estrofas, de poesía delicada y sutil, sólo alcanzan a introducirnos en esa pérdida, suavemente; la carga emocional, impactante, conmovedora, estremecedora al máximo, lo da la voz de Gerardo Enciso, rasgándose, ya incontenible. No hay conmoción mayor en una canción de rock mexicano. Y por lo tanto, no hay catarsis más alta para el escucha.
Atinadamente, la música de Cadáver es oscura, obsesiva. La discreta figura del piano, un puente continuo entre dos acordes, machaca, taladra, porque acompaña ese repaso opresivo, casi masoquista, de los momentos perdidos en contraste con el vacío del presente. Pero en los estribillos se acelera, o mejor dicho, se compacta, porque es la estrofa que resume la pérdida, su carácter irremediable. Hasta la explosión mencionada, en que la música se estanca en un vaivén del círculo de acordes, muy apuntalado por la figura densa, potente pero a la vez fija, contenida, del requinto, que después acompañará a los gritos soltándose también en un solo libre, como llorando a la par. Al final, cuando la voz sólo calla porque está hecha añicos, el ritmo se desacelera gradualmente hasta la inmovilidad del acorde final, mientras el requinto retoma su figura principal (que incluye una tríada aguda casi disonante, muy inteligentemente colocada) hasta paralizarse también, porque garganta, música y dolor están ya exhaustos, absolutamente derrotados por la realidad irremediable de ese cadáver aplastante.
Por eso, Cadáver de Gerardo Enciso es la intensidad emocional hecha canción, conmoción, corazón brutalmente roto, puñetazo al sentido de la vida, irremediablemente destrozado por la muerte. Una rola estrujante, impactante como fractura expuesta, justo porque eso es.

19 comentarios:

  1. la bendita cadencia de la desolación, los gritos entre dadaístas y expresionistas, hacen de esta pieza desmesurada la canción que más horada la estabilidad. Podría ser fácilmente la número 1, pues encierra un concepto más rocker. Luego de que el Vals de la muerte ocupa el segundo lugar en tu lista, es digno de pensar en la impactante calidad musical de Enciso, quien parece decirte "no pude darle calor a tu blog". Me gustó mucho tu trabajo y te felicito. Copo de maíz

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo en la opinión de Enciso y "Cadáver", estimado Copo de maíz.
    Y muchas gracias por las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pingüino Elemental, otra vez, fíjate que esta canción la usamos en Guadalajara para una obra de teatro llamada "Transversus" que escribí y dirigí. La escena era "terrorífica"; un travesti que se dedica a la prostitución, decide ir en busca de su amado, si éste no se enamoró de ella como mujer, ahora lo va a buscar como hombre, y en ese momento el travesti deja sus ropas de mujer y se desnuda frente al público adoptando la vestimenta de hombre, y de fondo, esta rolita, la escena era desgarradora y muy bonita. de lo mejor hecho como grupo de teatro. Saludos de nueva cuenta, luego te comentaré lo que hice con un texto de Arturo Meza.

    ResponderEliminar
  4. el de la obra de teatro, que acabo de escribir soy Fabiancito, saludos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por el aporte (y la reaparición por acá), Fabiancito. Muy interesante lo que cuentas. Me alegra mucho que el teatro, como el cine, empiecen a incorporar el rock mexicano cada vez de mayor y mejor manera.
    Un gran abrazo, y esperaremos con gusto el comentario prometido.

    ResponderEliminar
  6. Fabiancito dijo:
    Hola Pingüino, pues fijate que del texto que te comento, fue del cuento de Ansina como endenantes, acá en Guadalajara hice una obra de teatro, que resultó ser un trabajo muy emotivo logrando reconocimiento de la comunidad teatral, la obra fue musicalizada con canciones de Meza, cantadas en vivo por los mismos actores, una obra muy conmovedora, incluso Arturo nos acompañó en el cierre de temporada y le gustó mucho el trabajo quedó maravillado por la forma que le dimos. De hecho he montado más de 10 obras de teatro y todas ellas han sido musicalizadas con canciones de grupos de rock de México, por ejemplo de Atoxxxico, de la Maldita, de Caifanes, de los tepetatles, de la Barranca, de Rockdrigo González, de Enciso, de Tijuana No,pues de varios en sí, y es el toque particular que le doy a mis montajes, que sean musicalizadas con rock mexicano, aunque la gente ni se da cuenta, pero eso es lo que quiero. Ahora estoy escribiendo una obra basada en una canción de la Maldita Vecindad... pero eso, es otra historia, luego te la platicaré. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo, estimado Fabiancito. Ojalá en algún descuelgue por Guanatos me toque ver alguna de tus obras, suenan muy interesantes. Felicidades, y gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
  8. Pingûino, analizando con atenciòn el brillante mètodo que usaste para desmenuzar "Polvo en los ojos" de Real de 14, intentè humildemente ponerlo en pràctica con "Cadàver", y los resultados fueron reveladores y desgarradores, definitivamente non es una canciòn fàcil; captè el dolor en su màxima expresiòn, va màs allà, Gerardo matiza necrofilia, esquizofrenia. Me parece que Vals de la Muerte, Cadàver y Daga conforman una de las trilogìas màs obscuras de la mùsica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias, estimado Ismael. También con "Sex farderos" de José Elorza, interpretado por Cecilia Toussaint, tuve que aplicar con mucho cuidado los métodos, ojalá puedas checarlo. Y sería estupendo si pones aquí mismo tu análisis de "Cadáver", nos enriquecería a todos.
    En cuanto a la trilogía de Enciso, estoy de acuerdo, aunque yo escogería "Hay un cielo" en lugar de "Daga", que me parece más transparente. En todo caso, fuera de este disco hay más ejemplos oscuros de Enciso, pero por su espíritu común me parecen también una trilogía muy significativa la de las rolas de "Cuentos del miedo" mencionadas.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  10. disculpa pinguino ya debes estar harto de mi pero es que cuando se trata de rolas tan significativas no puedo quedarme callado como que es algo cruel,totalmente de acuerdo con colocar esta canción entre las primeras aunque cada vez estoy mas convencido que no deberían de estar númeradas,por cierto que al léer tu analisis me di cuenta de que hay algó en esta cancion que me inquieta y me fascina y justo diste en el blanco es aparte de la letra esa figura machacante del piano que te hace seguirla hasta el desenlace mismo de la rola.

    ResponderEliminar
  11. Ningún hartazgo, estimado Simón, todo lo contrario, te agradezco mucho el interés y que te tomes tiempo para aportar. Esta comunicación es fundamental para estos espacios, así que es un placer compartirla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Pingüino Elemental, esta rolita esta con madres el Gerardo no se mide al realizar sus canciones bien rockeras todas ellas y con tu análisis la desnudaste toda, queda poco que decir, solamente te felicito.

    y por el lugar en que quedo en tu blog Gerardo el mejor a la vista, en los primeros 10, con el 10, el 4 y el 2, nadie se coló con 2 rolas y el entro con 3!! Pa su mecha!! y las que faltaron!!

    Yo tenia la certeza de que el que mejor escribía canciones era el buen Jose Cruz y me sorprendiste gratamente.

    Del disco tarara hay esta rola que pienso es la continuación de cadáver, a mi gusto la mejor de ese disco.

    Aquí una liga del TARARA tomado de http://ornitoteles.blogspot.com ,http://www.mediafire.com/?6xmhlbrxmrw

    Exquisito cadáver

    Bate las alas del destino
    con todo lo llorado y lo reído
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver

    Lame la mente del lamento
    tu luna corre, el sol espera
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver

    La luz de todo el campo, el cielo y el mar
    cubren tus ojos y están llenos de sal
    y ves los labios que debieron tomar
    pero pronto llego el momento sensual
    y abandonaste el cuerpo así nada más!!

    Bate las alas del destino
    con todo lo llorado y lo reído
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver

    Lame la mente del lamento
    dale la forma a lo eterno
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exquisito cadáver
    exquisito, exquisito, exqui……

    Salucita, y un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Estupendo aporte, amigo Margarito, y gracias por lo que me dices. No había sacado esa cuenta de quién tiene más rolas entre los 10 primeros. Así que a mí también me sorprende lo de Enciso. No obstante, ahora que reviso noto que también Armando Rosas tiene 3 rolas entre las 10, ¿te fijaste?, y tampoco lo esperaba. Creo que fue bueno no estar al pendiente de ello, como parte de la imparcialidad y ajustarse a lo que dijeran los métodos de análisis. Creo que lo que queda claro con esto no es que sean los mejores compositores del rock mexicano necesariamente, sino los que más veces han logrado rolas más equilibradas. No es lo mismo. Insisto en que Jaime Moreno Villarreal y Jaime López son los mejores letristas, por ejemplo, y sin embargo no están tanto, ya sea porque el lado musical de las composiciones no llega a esa misma altura, como por los arreglos. Y con otros grupos o músicos pasó lo contrario: por el lado de las letras quedaban un poco desequilibradas sus rolas. No obstante, vale la pena recordar que entre las 100 canciones hubo diferencias de milésimas de punto, así que en todo caso me parece que todas estas rolas son destacadísimas en la historia del rock mexicano.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Di con tu blog buscando precisamente este disco de Gerardo Enciso. Sin tener el conocimiento que usted posee Sr. Pinguino, me da mucho gusto encontrarme esta canción en los primeros lugares. La música de Gerardo merece eso y mas. Saludos desde la Av. Revolución Rock. Josue Velasco

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tus generosas y ya habituales palabras, amigo Josué, y opino lo mismo que dices de Gerardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¿Qué es "una tríada aguda casi disonante"? Hace un momento le pasé "Vals de la muerte" a una amiga, y me seguí escuchando el disco completo (en Spotify, ya está). Y al llegar a Cadáver, por primera vez con audífonos, noté un montón de cosas en la música, que no había notado antes. Pero ese concepto de "tríada" lo desconozco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el interés permanente, amigo Jorge. Te explico: en la guitarra, al contar con 6 cuerdas, para pulsarlas todas se repiten algunas notas de las que forman un acorde (sonidos que se tocan al mismo tiempo). Bueno, pues una tríada es el sonido de tres cuerdas, ya sea juntas o separadas por el pequeñísimo deslizamiento del dedo o la plumilla al tocarlas, ignorando las otras cuerdas. El objetivo es que no suene tan "lleno", pero que igual sea más de una o dos notas. En el caso de "Cadáver", si te fijas en la figura principal del requinto, primero empieza con algunas notas solas (5), pero luego apuntala la figura con una tríada, tocada en dos golpes seguidos, para volver a notas solas (de nuevo 5). La tríada es aguda, para diferenciarse de las notas solas, que de hecho son inusualmente graves (el requinto tiende a ser agudo), y la disonancia se centra en que no arma un pequeño acorde mayor ni menor puros, sino uno en que las notas tienen una relación más extraña, al menos respecto al tono de la rola, seguramente porque alguna nota "rompe" con la lógica armónica tradicional, o quizá por la forma en que se da el golpe de la plumilla, no lo tengo claro. NO sé si se entiende, porque estamos hablando ya de aspectos técnicos de la ejecución de guitarra...

      Eliminar
  17. Ya discutí con mi amiga esta canción. Ella opina que es la persona muerta quien canta, y pensándolo un poco, me parece que tanto el muerto como el vivo se la cantan el uno al otro.

    La canción comienza así: "Como la piel en la cruz/como la cruz en la piel". Y esta misma reversibilidad de una idea, se repite más adelante: "Siento tu piel en la luz/siento la luz en tu piel".

    Tal vez no signifique nada, pero a mí me da la impresión de que esto es una clave de que la misma historia se puede "leer" desde dos puntos de vista parecidos pero opuestos, la vida y la muerte. La piel en la cruz es herida, quizá resulte muerta; la cruz en la piel podría ser un rosario colgado al cuello (el rosario es en honor a los fallecidos).

    "Sangre corre por mis venas/y algo mueve entre las piedras". Si es el muerto el que canta, parece que su sangre lo ha devuelto a la vida (como fantasma) y algo se mueve entre las piedras, entre las piedras de la tumba, y ese algo es él.

    "Yo te vi reír, mayo, un colibrí". El fantasma ve al vivo hacer su vida y el tiempo pasa. Creo que el colibrí simboliza la vida. El fantasma ve la vida, al vivo.

    También vio "rosas rojas en la pena", ¿quizá las flores en su tumba?

    "A la cama hui/tu fantasma ahí/me habla cosas de otro tiempo." El fantasma llegó a la casa, ve en la cama al vivo que parece un fantasma, por la tristeza, y le habla de cosas de otro tiempo, le habla al recuerdo. El cadáver ya no está ahí sino en la tumba (si es que interpretamos correctamente).

    "No puedo darle calor a tu cadáver", el fantasma no puede devolverle la vida al vivo, la vida o la alegría de vivir.

    El muerto le canta al vivo, pero el vivo no lo oye. El vivo le canta al muerto, pero el muerto ya no puede escuchar más.

    Y el dolor es igualmente intenso en ambos, tanto que sólo pueden terminar aullando (como las ánimas que vagan sin descanso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tu interpretación, estimado Jorge. Como he dicho, en la interpretación del arte no hay equivocados (salvo incomprensión básica de la obra). No obstante, siento que tu interpretación es más forzada, llega a afirmaciones que no se demuestran del todo, así que yo escojo la señalada, más directa. Pero bueno, ahí quedan ambas, para la opinión del resto, y pues de eso se trata, ¿no?
      Muchos saludos.

      Eliminar