lunes, 31 de mayo de 2010

63. ¿QUÉ HACER?

Letra y música: José Luis Benítez.
Intérprete: Tierra baldía.
Disco: Tierra baldía.


¿Qué voy a hacer sin ti esta noche?,
¿conversar con el zumbido azul de mi ventana?,
¿o encontrar un buen tema con mi almohada?,
¿o decirle a mis sábanas que no?

Tal vez estar con un ojo abierto,
y el otro junto a ese sueño
que no me deja dormir,
o perderme en la sombra de una araña,
o decirle a mis sábanas que no.

¿Qué hacer sin ti esta noche,
si una mano no me entiende
y la otra sabe más que yo
de figuras extrañas en tu espalda,
de arrebatarle miedos a tu voz?

Tal vez estar con la locura
de encontrar ternura
en los gestos de una pared.
Tal vez contar hasta diez y salir huyendo del amanecer…


Conocido más como grupo de acompañamiento de Carlos Arellano en su primer L.P. Canciones domésticas (Arellano fue inicialmente bajista de la banda), Tierra baldía (nombre tomado obviamente del gran poema de T.S. Eliot) grabó un solo disco, homónimo. De él, sobresale ¿Qué hacer?, una canción de amor clásica, pero que se destaca tanto por la complejidad y riqueza de su arreglo, como por el nivel poético de su letra. El tema es sencillo: la ausencia de la amada, el estado de impotencia y parálisis existencial que la añoranza y el vacío provocan. Pero con imágenes profundas, figuras literarias imaginativas y ejecuciones instrumentales impecables, Tierra baldía lo trata de manera diferente, propia, honda. Si bien el sostén estilístico de ¿Qué hacer? es la pregunta retórica, además de la anáfora de las estrofas 1 y 3, y la complexión de la 1 y la 2, las metáforas y prosopopeyas cálidas y sensibles exploran a fondo el tema, sacan a la luz la añoranza profunda, e invitan a reconocernos en la letra, desde nuestras propias nostalgias.
Como dije ya, el arreglo de ¿Qué hacer? es ambicioso y amplio. El hecho de que haya extraordinarios dúos de guitarras en armonía (recurso muy distintivo del grupo) y flauta traversa, muestra que la melodía nos pasea por sus vaivenes anímicos, emocionales, que son los mismos del alma del que padece la ausencia. La voz del cantante es también dulce y poderosa a la vez. La melodía tiene un ligerísimo aire pop, pero en el caso de Tierra baldía se trata de una amplitud de intereses y visiones, de riqueza expresiva, como lo demuestra que sean capaces de una rola oscura y desgarrada como El blues de los 5 pesos, en el mismo disco. Además, la ejecución poderosa de los instrumentistas también sugiere una influencia del progresivo y hasta del jazz, lo que arma una gran suma sonora, muy firme, sin que se oponga a la delicadeza poética de la letra.
Por todo lo señalado, ¿Qué hacer? es una de las grandes canciones de amor del rock mexicano.

6 comentarios:

  1. La canción es del bajista del grupo, José Luis Benítez, quien también la canta... saludos y felicidades por el blog, está muy original y padrote

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por las palabras y el dato, estimado José Luis, ya lo corregí. No sé si te refieres a ti mismo (supongo, aunque podría ser a un familiar también). Si es así, vuelvo a decir lo que dije tras la visita de Rodrigo de Oyarzábal, Choluis, Gerardo Meneses y Agustín Aguilar: es un honor que los músicos que forman parte de las obras que exploran estos análisis visiten este espacio. Ustedes le dan su real sentido.
    Un gran abrazo, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. Antes que nada te felicito por tu magnífico trabajo y la profundidad y acertado de tus análisis.
    Yo forme parte de Tierra Baldía durante un par de años donde toqué el teclado -un sintetizador Yamahá. Mi nombre es Eduardo Guerrero.
    Ingresé al grupo por invitación del guitarrista del grupo Olinto Montiel, propuesta que me hizo semanas antes de la grabación del primer y único álbum del grupo que fué prensado en un LP (posteriormente saldría una versión en CD). El grupo ya tenía todo el material que se grabaría. Mi aportación fue enriquecer con el teclado algunas de las canciones. Esta fué una de ellas y me da gusto verla definida aquí como una de las mejores canciones de amor del rock mexicano.

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias por la visita y el comentario, estimado Eduardo, y te digo lo mismo que en la respuesta a José Luis, un gran gusto que los músicos vengan por acá, sobre todo los que hacen un gran trabajo, como el tuyo (por cierto, y para ambos: ¿siguen tocando?).
    Un abrazo acarnalado.

    ResponderEliminar
  5. De nada carnal. Desafortunadamente el grupo cesó su actividad desde hace ya varios años. Después de la grabación del disco y algunas tocadas de dicho material en el Distrito Federal, Zacatecas, Pachuca, Apizaco y por supuesto Puebla hubo cambios que finalmente provocaron la desintegración del grupo.
    Yo personalmente trabajé un tiempo con Olinto Montiel, nuestro brillante y admirado guitarrista en un proyecto llamado Fenestra Ovalis que apuntaba más al rock progresivo, lugar al que yo pertenezco. Nuestros compromisos laborales, familiares y la indisciplina y falta de un compromiso serio y responsable de cada uno de los músicos involucrados dieron cuenta del proyecto en ciernes. A partir de ahí dejé de intentarlo y continué en la actividad docente como profesor de piano particular y mi trabajo como psicólogo.
    Ampliando la historia -aunque no debería ser yo quien la cuente- Olinto Montiel, preciado guitarrista en Puebla, formó un grupo de nombre Hongo quienes hicieran un progresivo de lo mejor que se ha escuchado en la ciudad.
    El otro guitarrista de Tierra Baldía, Chucho Romero también continúa activo con su banda de rock llamada Cuarto Blanco.
    De los otros miembros desconozco su destino musical.
    Apenas descubrí tu blog y ya corrí la voz de esta tu crítica a una de nuestras canciones así que quizá recibas más mensajes de otros miembros de Tierra Baldía.
    Un placer mi Pingüino Elemental.

    ResponderEliminar
  6. El placer es mío, estimado Eduardo, y gracias por compartir estos datos. Sabía de las andanzas de Olinto, pero no de los demás, así que será un placer si caen por acá y comentan algo. Por cierto (y por si no sabes), en mi otro blog hay un análisis de otra canción de Tierra baldía.
    Saludos, y mucha suerte en ambas profesiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar