viernes, 4 de junio de 2010

91. SÓLO LA LLUVIA

Letra, música e intérprete: Rafael Catana.
Disco: Polvo de ángel.



Ella se desnuda como una ola,
mientras el radio suena,
y mi cuarto parece porche,
estacionamiento de corazones
en donde cruza el amor.

Ella se desnuda, y yo soy una rocola,
un camino de polvo,
Pedro Infante de pelo largo,
y el radio suena.
Sólo la lluvia, la lluvia
en la ciudad.
Sólo la lluvia, la lluvia
en la ciudad.

No llores muchacho, no llores.
No lloren muchachos, no lloren.

Tal vez, atrapado en la sombra,
ella se vaya sin avisar.
Aquí no es la terminal:
es el camino de la vida y de la muerte,
la muerte en la ciudad.

Ella se desnuda, y yo soy una rocola,
un camino de polvo,
Pedro Infante de pelo largo,
y el radio suena.
Sólo la lluvia, la lluvia
en la ciudad.
Sólo la lluvia, la lluvia
en la ciudad.

No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.
No llores muchacho, no llores.


En esta balada-rock Rafael Catana, uno de los mejores letristas mexicanos, nos da su propia visión del rompimiento amoroso. A pesar de su coincidencia en la marginación, pues da la impresión que la pareja forma parte de la juventud más contracultural, las diferencias propias de los géneros ante la cultura imperante llevarán a la separación final. No obstante, no se explica demasiado la causa; sólo se sugiere, y la letra se centra en que, si en pareja cuesta resistir los embates de la deshumanización citadina reinante, a solas todo empeora. Ahora habrá que seguir llorando, pero solos. Como siempre, Catana maneja impecablemente la elipsis, y es a través de los indicios que podemos encontrar la plenitud del significado y la riqueza poética de la rola, porque sabe ocultar cuidadosamente su trasfondo, para no obviarlo. En Sólo la lluvia es a través del retrato de la pareja primero, pero sobre todo del protagonista después, que podemos entender su contexto, sin que se nos tenga que decir plenamente, gracias al control de los indicios del autor. Con gran sabiduría, Catana maneja este estilo bien graduado, contenido, para elevar la belleza poética de la canción. La frase “aquí no es la terminal: es el camino de la vida y de la muerte”, funciona casi como moraleja, la tabla reflexiva para los náufragos del amor, que tan acertadamente analizó Jaime Sabines en su famoso poema Los amorosos. De esta manera, Rafael Catana nos entrega en Sólo la lluvia una rola muy sensible, para añorar a la mujer perdida con la luz apagada del cuarto al alba, porque todo rockero mexicano es justo lo que dice, al menos interiormente: un “Pedro Infante de pelo largo”, sufriente, trágico y entregado, aunque sea por distorsión idiosincrásica.
Como en toda balada-rock, la melodía de Sólo la lluvia es cálida y sin muchas ambiciones, pero la voz rasposa de Catana, más el requinto profundo de José Luis Domínguez (guitarrista de Cecilia Toussaint desde el grupo Arpía) le dan ese toque rocanrolero que perfila a los personajes como miembros de la subcultura urbana. El final en fade-out de la letra, repitiendo una y otra vez “no llores, muchacho, no llores”, desvaneciéndose hasta dejar solos a los instrumentos, magnifica la melancolía del tema, para cerrar el círculo de la catarsis, como una analogía del amor que se va, que se ha perdido para siempre.

4 comentarios:

  1. UFF!! Estimado Pingüino, te volaste la barda con esta canción, rolota muy melancólica, y creo que “Barrio Logan” es su continuación, aquí la pongo en su versión acústica que salió en el compacto como bonus track http://www.megaupload.com/?d=4X96XL62 , he aquí!!:

    Por la ventana del tren
    se mete el sol
    y ella desnuda entre las vías
    de esta población
    hay un carnal rondando la cuadra
    con un sombrero que agarra
    la luna entre los cuernos
    y la dibuja en la pared
    y esa mujer corre las vías
    ese es su secreto con melancolía
    hay carnal, hay carnal, la-ra-la

    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti

    por la ventana del tren
    se mira el callejón
    donde los cuates se juntan y hablan de amor
    hay un carnal rondando la cuadra
    es un fantasma con su guitarra
    cantando en la ciudad
    y los secretos de amor
    que tu me cuentas
    y de paso le haces cuentas a mi corazón
    desnuda entre las vías esta mi melancolía
    y aquel, y aquel recuerdo de ti

    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho en la azotea de mi casa
    y pensando en ti
    borracho, borracho
    pensando, pensando
    pensando, borracho
    borracho, borracho, borracho
    pensando, pensando
    borracho, heay!!

    Otro portento de canción, y el requito que suena a la mitad genial, en general como comentamos en otro post “polvo de Angel” es un discazo, en la Estación de Guanatos a duo con el Jaime Lopez es un hitazo, y “Dama en la Carretera” que analizas aquí!! No tiene abuela!!, “La Reyna” con Nina Galindo no se queda atrás y bueno…
    A los que pregunta por El buen Rafael, actualmente da clases en un Bachiller que esta por la Aragón, allá me lo encontré un par de veces, ya que ahí estudio una de mis hijas.
    Y como gritara el Alex lora, “que viva el rock and rooooll”!!

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias, amigo Margarito, y coincido plenamente en que "Polvo de ángel" es un gran disco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gran canción, Pingüino. Conozco muy poco de Rafael Catana (como de la mayoría de los artistas que presentas, la verdad, pero qué gratos descubrimentos). Ayer me puse a navegar en YouTube y me topé con "Viajaste", me gustó mucho la rolita, ¿qué te parece a ti?

    ResponderEliminar
  4. También me gusta, amigo Daniel, pero no me parece de lo mejor de Catana. Me gusta más cuando hace rolas más complejas poéticamente hablando, y no tan narrativas. De estas últimas prefiero "La reina" o "El mago", en todo caso...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar