jueves, 3 de junio de 2010

89. LA ESCENA ME TRASPASA EL CORAZÓN

Letra y música: Jaime Moreno Villarreal y Guillermo Briseño.
Intérprete: Jaime Moreno Villarreal.
Disco: Sin editar en disco.
Para este análisis tomo la versión grabada para
Radio Educación. También existe la versión de Guillermo Briseño y El séptimo aire, del disco Esta valiendo… el corazón.


Sobre la cama, anchamente,
me la paseo esperando un phone,
y bostezando ampliamente,
prendo la televisión.
He descubierto que me duele,
la escena me traspasa el corazón.

Está valiendo madre,
está valiendo madre,
está valiendo madre el corazón.
Está valiendo madre,
está valiendo madre,
está valiendo madre el corazón.
Me estoy volviendo loco,
me está tronando el coco,
creo que me equivoqué de profesión.

Si se supone, vagamente,
que yo vivo del rock,
¿por qué será que diariamente
me la paso en el colchón?
Como que no le importa a nadie,
la escena me traspasa el corazón.

Está valiendo madre,
está valiendo madre
el corazón.
Está valiendo madre,
está valiendo madre,
está valiendo madre el corazón.
Me estoy volviendo loco,
me está tronando el coco,
creo que me equivoqué de profesión.

Quiero mi lira, y una bataca,
tráiganme un pantalón.
Abran la puerta, que entre la gente,
ya va a empezar la función.

Soy un enfermo reincidente,
eso me ha dicho el doctor.
Siempre me apañan gachamente
en los conciertos de rock.
De la ambulancia soy el cliente,
la escena me traspasa el corazón.

Está valiendo madre,
está valiendo madre
el corazón.
Está valiendo madre,
está valiendo madre,
está valiendo madre el corazón.
Me estoy volviendo loco,
me está tronando el coco,
creo que me equivoqué de profesión.

El corazón.
El corazón.
Me estoy volviendo loco,
me está tronando el coco,
creo que me equivoqué de profesión.


La escena me traspasa el corazón posee una letra dura, directa, no muy común en la obra del también poeta Jaime Moreno Villarreal, aunque aquí se trata de un tema compuesto con Guillermo Briseño (quién sabe qué tanto es de cada uno). El tema es doloroso: el rockero ante el espejo, ante su situación desfavorable en México (salvo los pops), país dominado absolutamente por la música comercial y los medios que la encajan en la gente. Sin disqueras. Sin promociones. Sin productores que pongan la lana. ¿Qué queda? Nada, migajas, espacios ínfimos para manifestarse, incluso agresiones de ese público para el que se toca, y que ni valora, ni agradece, ni escucha realmente. Como dice el rockero protagonista de la novela Polvos de la urbe, de Víctor Roura: “a fin de cuentas, ¿para qué tocar? Para unos cuantos canallas...”. Y aunque el músico de rock mexicano lo tiene clarísimo, lo sabe de antemano, no deja de dolerle. Por ello, Moreno Villarreal deja por un momento su estilo poético elaborado y sutil (sin que falten los detalles formales bien cuidados, como el recurso estilístico de los adverbios terminados en mente), para entregar una rola que golpee, que cumpla al máximo su función: el desahogo, libre, puro, rudo, sin tropos que suavicen el fondo doloroso, como una especie de escape, de ruptura. Ya habrá tiempo y canciones para sutilezas…
La música de La escena me traspasa el corazón es también directa: una guitarra acústica, que nos recuerda, por ejemplo, que los rupestres lo eran por falta de medios para la instrumentación eléctrica, y no por un purismo folk al estilo de los que pifiaron a Bob Dylan en Newport. El rasgueo, de golpes entrecortados, le imprime un aire visceral, casi furioso, pero en el estribillo el ritmo rocanrolero parece reafirmarse, como si asumiera su esencia pese a todo, como si sacara el orgullo. Por ello, al final letra y música forman un nudo de catarsis pura, un desahogo que parece decir: “¿ah, sí?, ¡pues a la mierda todos!”.

10 comentarios:

  1. Alla en los 80's mi ilustrisima y desconocida banda solia tocar esta rola, en esta mismisima version original de JMV y los chamacos se prendian bien y bonito y nadie sabia de donde salia tanto rollo, hasta que un dia la oyeron con Briseno, je je .

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuál era tu banda? Digo, a menos que el anonimato sea convicción... Como sea, gracias por tu visita y comentario.

    ResponderEliminar
  3. Me la pasaba pegado a lo que el viento traia y por ahi, trajo "En el rol de todos los dias" y de ahi sacamos la rola de JMV, hablo de XEEP Radio Educacion de el DF y yo en Oaxaca grabando en cassettes lo que se podia para armar el repertorio de mi grupito rocanrolero y que por respeto a su memoria, no mencionare el nombre. Pero si quiero felicitarte por esta labor de amor que es este blog chidisimo y que acorta las distancias y retrocede el reloj de la memoria, muchas gracias, de verdad.

    ResponderEliminar
  4. Corredor callejero, muchas gracias. Que alguien note el amor detrás de los actos es algo que siempre se agradece...

    ResponderEliminar
  5. Motivado por este blog me di a la tarea de hurgar en mis discos, y si, encontre un disco de jaime moreno villareal, que segun mis amigos piratas se llama : uno no es ninguno, y entre algunas otras rolas escuche la rola arriba analizada, ademas de la de ay mis hijos, tambien mencionada en este blog, rolas muy rockanroleras, con amplio sentido critico, muy urbanas sin caer en la linea de el rock urbano. Realmente de JMV yo habia escuchado muy poco, incluso este disco que yo ya habia escuchado , lo tenia muy olvidado entre tanto material que tengo y por falta de tiempo no he logrado escuchar, tenia yo mas presente la version de esta rola con Briseño, pero definitivamente me convencio mas la version aqui presentada. Por cierto en este disco vienen algunas rolitas de JMV tocadas con piano, y aqui si desconozco los titulos, lo que se me hizo curioso fue cierto parecido en el estilo con fito paez, me gustaria saber tu opinion estimado pinguino. saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo no coincido, estimado lalorcok, no encuentro parecido a Moreno Villarreal con Páez. Quizá en alguna canción aislada, como "Un vestido y un amor", pero en realidad me parecen muy distantes. En general los rockeros argentinos me cuestan un poco, porque siempre les encuentro un tonito comercial un tanto irritante. Quizá el que menos es Spinetta, pero aún él tiene esa carga entre melosa y artificial en la voz y las melodías, que me impide identificarme emocionalmente, por más que trato. Y por el lado de sus letras, en general siempre quedo con la sensación de que se quedan cortos, y que su manejo de la elipsis es completamente diferente, un tanto flojo, lo que me extraña mucho, porque no me pasa en absoluto con su literatura, admiro profundamente a Bioy casares, Borges, Sábato, Cortázar, Lugones, Larreta, etc. Creo que el nivel poético de Moreno Villarreal es muy superior al de los rockeros argentinos, pero es indudable que las posibilidades de los músicos argentinos son infinitamente superiores, y cuentan con un público mucho mayor, mejores ejecutantes que acompañen a los autores, etc. En esos aspectos México sigue muy atrasado.
    En cuanto a los títulos de las rolas, en el blog de "Los quince grandes" del amigo Rodrigo de Oyarzábal puedes obtener ese y muchos datos de Moreno Villarreal. Me alegra mucho saber que hay gente que posee su material, creí que era mucho más desconocido.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo con usted sr pinguino, el rock argentino es totalmente comercial y pocas veces me han dicho algo sus canciones, la comparacion que hize de Moreno Villareal con Paez seria solo en cuestion de el piano, por que en letra se me hace abismal la diferencia. saludos

    ResponderEliminar
  8. Mi única duda, estimado lalorock, es si lo que nos llega es representativo del rock argentino o no. Lo digo porque en la época del artificial "rock en tu idioma" nos llegó un bonche de rock español de humor muy simplón (Hombres G, Los toreros muertos, La trinca, etc.). Yo pensé "¡qué malo es el rock de España!". Pero después logré escuchar otros músicos que no llegaban a nuestras radios, y me di cuenta que ese era el problema, por lo que mi juicio era totalmente parcial. Al viajar, vi que lo mismo pasa con el rock mexicano en otros países: conocen a Café Tacuba, Julieta Venegas, Molotov y otros grupos pop, pero nada llega de Briseño, los rupestres o los progresivos, por ejemplo, así que cualquier conclusión que saquen del rock mexicano es muy limitada por los medios. Quizá algo así nos pasa también con los argentinos...

    ResponderEliminar
  9. Mi buen Pingüino esta rola la escuche con Briseño y creo que la letra encaja mucho con lo que escribe el buen Briseño al Jaime Moreno la neta no lo había escuchado, en lo que comentas de la propia canción tienes toda la razón, “un país dominado absolutamente por la música comercial y los medios que la encajan en la gente. Sin disqueras. Sin promociones. Sin productores que pongan la lana. ¿Qué queda? Nada, migajas, espacios ínfimos para manifestarse, incluso agresiones de ese público para el que se toca, y que ni valora, ni agradece, ni escucha realmente” agregaría que no va a sus “conciertos” presentaciones diría yo, que compren sus discos, porque da tristeza que en la misma tocada el músico lleve sus cd a vender, siendo estos tan buenos, esperemos este Julio atasquemos el Metropolitan con la presentación del Haragán y sobre todo con el Maestrazo de Arturo Meza. Hace un chorro de años los vi en un concierto en un teatro que esta en Tlatelolco y estuvo suave, el haragán iba empezando espero alguna rola de el se haya colado a esta lista!! “a mi me gustaba oír Radio Capital a ella le gustaba visitar a sus papás, ella se fue una mañana de enero, un lunes tedioso de oficina”.

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno ha sido poder dar a conocer la obra de Jaime Moreno Villarreal, estimado Margarito. Ya me imaginaba que no era lo suficientemente reconocido en el rock mexicano, así que ya se cumple uno de los máximos onjetivos de este espacio.
    Saludos.

    ResponderEliminar