martes, 1 de junio de 2010

70. MÍRAME DESAPARECER

Letra, música e intérprete: Roberto Ponce.
Disco: Sin editar en disco, grabada en vivo para Radio.
También existe la versión de
Nina Galindo en su disco Brindis por un difunto, y la de Gerardo Enciso en su disco Tarará, ambas con ligeros cambios en la letra. Sin embargo, considero que la más lograda es la del autor, pese a lo precario de la grabación.


Nunca creí que aquella noche en que te conocí
mi vida quedaría sellada hasta el fin,
ya que el revolver que en mi almohada cuidaba de mí
mataría el amor.

Me diste un Judas en la orilla del camión aquel,
y algo partió mi palpitación.
Ya mis amigos advirtieron cuidarían de mí
si me clavabas.

Hoy mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.
Mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.

La ventanita de la esquina se negaba a abrir,
y en la vinata “Don Benito” no quería salir.
Ya mis amigos me llevaban a mi carpa,
arrastrando las cobijas.

Nunca pensé que en la botella te podría olvidar;
más bien lo que quería era volverte a encontrar.
Y lo que hallaba en la almohada si podía dormir
era un revolver.

Por eso mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.
Mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.

Esta mañana, muy temprano, decidí salir,
y fui con mis amigos para hablarte al fin.
No nos abriste, y me alejé para llamar tu atención
con tres plomazos.

Ya mis amigos regresaban al terreno aquel,
gritando: “¡es inútil, no te va a recibir!”.
Jalé el gatillo una y otra y otra y otra y otra vez,
hasta caerme.

Mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.
Oh, mírame
desaparecer.
Podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero.
Mírame…


Antes señalé que el rock rupestre buscó una nueva manera de cantar el amor, con un nuevo lenguaje y una nueva sensibilidad, sin excluir el deseo, el humor, la reflexión social, etc. Pero como toda renovación, conservó el espíritu romántico: sólo buscó reformularlo, alejado del kitsch y los facilismos comerciales. Por ello, cuando se habla de espíritu romántico nada tiene que ver con la sensiblería o cursilería, sino con su definición original, la de Goethe, Novalis, Hölderlin, Byron, Sand, Delacroix, Espronceda, Chopin, Musset, Shelley, Liszt, Wagner, etc. Es decir, la vinculada a la exaltación de las emociones todas, incluyendo no sólo el amor, sino también el terror, la noche, los sueños, el suicidio, etc. Así, Mírame desaparecer de Roberto Ponce es una especie de Werther del rock mexicano. La tragedia del amor no correspondido es insoportable para el amante romántico. Y si la aparición del Werther de Goethe desató una oleada de suicidios entre sus jóvenes contemporáneos, Roberto Ponce nos narra un espíritu atormentado del mismo estilo, sólo que actual. Si Jean Paul Sartre dice que “el infierno son los otros”, para el hombre romántico el infierno es la otra, siempre inaccesible. Ponce nos hace sentir vívidamente ese infierno, la alteración emocional que se va apoderando del personaje hasta su caída. El gran aporte de originalidad se expresa en la frase enigmática del estribillo: “podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero”. ¿Cómo es eso? ¿Acaso cuando muere alguien joven no suele decirse que, justo por su juventud, es una lástima su muerte? Pues decimos eso porque nos hemos tragado el paradigma judeocristiano de la muerte, que la ve como pérdida, en total contradicción con su propia idea de vida eterna y de recompensa al llegar al lado de Dios (a pesar del gran sincretismo que provocó la herencia prehispánica, que ha teñido absolutamente la idea de la muerte en México, como han analizado y recreado Paul Westheim en La calavera, Claudio Lomnitz en Idea de la muerte en México, Eduardo Matos Moctezuma en Muerte a filo de obsidiana, Octavio Paz en El laberinto de la soledad y Posdata, Juan Rulfo en Pedro Páramo, etc.). Pero Roberto Ponce rompe con dicho paradigma: como se es tan joven, falta demasiado infierno para seguir viviendo, para poder soportarlo, porque como diría el personaje de El principio del placer de José Emilio Pacheco: “si (…) esta que vivo es ‘la etapa más feliz de la vida’, cómo estarán las otras, carajo”. La visión auténticamente romántica vs. la visión judeocristiana. Para expresarla, Ponce acude a un estilo literario directo, pero que igual contiene un manejo de la elipsis, sobre todo al darle al lenguaje del protagonista un tono opaco, sin matices, que refleja el total desconcierto y la distorsión emocional, la obsesión, resumidos en la brillante frase antes citada.
La música de Mírame desaparecer es sencilla, de nuevo a guitarra acústica limpia (más otra de Héctor Cruz, improvisando un requinto), muy bien ejecutada, y la melodía es casi un circulo de tonos menores. Pero esta sencillez se equilibra con la voz de Roberto Ponce, desgarbada, casi aturdida, que se condice totalmente con el desequilibrio del personaje (algo de lo que falta en las otras versiones), y entonces la rola surge profundamente sentida, desgarrada, conmovedora. Catarsis pura para el rechazado.

15 comentarios:

  1. Será acaso también la manipulación a los cuates, el que estes en que te matas y no te matas?
    Y solo los haces sufrir y de esa forma también cooperen con tu sufrimiento?

    No se, pero es una gran rola.

    Y con Nina Galindo la frase de “Jale el gatillo del plomero una y otra vez”, es la necesidad imperiosa de ese ser amado que nos dejo.
    aah ta chido!!

    ResponderEliminar
  2. De hecho, que no es manipulación lo deja claro que sí se concreta el suicidio del personaje, estimado Margarito... A mí justo no me gusta nada el cambio de "revolver" por "plomero" que hicieron Nina y Enciso, creo que fue un error, que le restó fuerza dramática a la rola...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mas bién es un fantasma el personaje principal que relata el suceso que lo llevó al suicidio. Por eso Enciso la canta con voz de ultratumba en su disco.

    Saludos P.E.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Armando, por ahí dije ya que, salvo errores crasos de comprensión, al arte no se le "entiende": sólo se le interpreta, con mayor o menor solidez argumental. Por ello, respeto completamente tu interpretación, pero no la comparto. También dije por ahí que uno de los pequeños trucos que uno aprende luego de usar los métodos de análisis de la obra de arte para elegir una interpretación, es que ésta responda aceptablemente a todos los cuestionamientos que nos surjan para considerarla viable o elegible. Justo por eso, no me convence tu interpretación, porque, entre muchas cosas (por ejemplo la elección de "hoy mírame" y "esta mañana" como referencias temporales, cuyo presente no encaja del todo con la idea de un fantasma, es decir, de un muerto relativamente pasado, filtrado por el tiempo) no me da una buena respuesta para el porqué de la frase que cito en el análisis: "podría vivir, pero estoy muy joven, y no quiero", que es fundamental en la rola. ¿Cuál sería su sentido, si habla un fantasma?, ¿de ser un fantasma sería tan fundamental una frase con tan oscura relación?, ¿no elegiría Ponce algo más certero para el estribillo? No sé qué les parezca a los que nos leen (ojalá puedan opinar), pero no se me ocurren respuestas suficientemente satisfactorias a estas preguntas, y eso me lleva a no escoger esa interpretación. Pero obviamente es opinable, y se agradece el aporte interpretativo.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena cancion, para mi mejor que las otras versiones, el sentimiento de un joven desesperado, que bueno esta cancion inspirada en el periodico que Roberto Ponce leyo por la mañana, vio esta parte de un chico que se suicida por que vio a su pareja con otra persona,roberto tiene todavia mas material y muy bueno, por que no colocaron llevate tu blues?

    ResponderEliminar
  6. Estimado Felipe, en esta lista quedaron de hecho 5 rolas de Ponce, como podrás ver en la lista del lado derecho. Las que no lograron quedar simplemente es por la cantidad de material a tomar en cuenta, la limitación numérica esencial del blog, y por resultado de los métodos de análisis. Pero el otro blog cubre otra función, y ahí encontrarás de hecho "Llévate lejos tu blues", en la versión de Nina Galindo y Ponce, además de "tren de Guanatos", y seguramente otras futuras.
    Saludos, y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  7. yo me imagino de manera muy cinematografica el instante mismo de caer el protagonista con el cerebro deshecho por los tiros y se me viene a la cabeza que en los fragmentos de piel, hueso y sangre se reflejan tambien las hilaciones del tiempo, ese volver tras tus pasos en el momento de la muerte y la plena conciencia de que a pesar de todo, del dolor y de la muerte del desamor y la zozobra, esa tragica histoia de amor valió la pena, imagino la sonrisa en el rostro con el humo del revolver cruzando la atmosfera como una niebla del mas alla que da la bienvenida. una de mis canciones preferidas.

    ResponderEliminar
  8. Estupendo comentario, amigo José, muchas gracias. También es mi rola favorita de Ponce.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Holo que tranzita mi buen estimado Pinguino, hace poco me tope con tu blog buscando rolas de los rupestres ya que aqui donde vivo pues es casi imposible tener material de estos maestrazos. Quiero felicitarte por tu exelente trabajo, y resaltar tu contribucion casi justiciera podria decirse en desenpolvar estos clasicos del rock mexicano. algunos temas conocia y otras de plano no sabian que existian y gracias a tus analicis pocamadre de cada rola me has dado pauta a una reinterpretacion de mucho mas alcance y pos supuesto de disfrute de la genialidad de de estos autores. sobre la rola de ponce es la primera vez que la escucho en voz e interpretacion del autor, las otras versiones que habia escuchado son las de Nina y Gerardo Enciso y conicido contigo en que esta es la mejor, todo un clasico un rololon como dicen por ahi y una manera brillante y original de llevar un problema social complejo como lo es el suicidio. bueno mi estimado pinguino muchas felicitaciones por esta labor, por este rescate de la manifestacion de las ideas convertidas en cancion. saludos desde cancun y seguimos navegando todavia me faltan un chingo de canciones y mucho por conocer.
    ATTE
    Giovani.

    ResponderEliminar
  10. Mil gracias por tus palabras, estimado Giovani, y esperaré con mucho interés tus comentarios por aquí.
    Muchos saludos, y gracias de nuez.

    ResponderEliminar
  11. Ese pasaje “si (…) esta que vivo es ‘la etapa más feliz de la vida’, cómo estarán las otras, carajo”, la verdad me dio risa, la interpretación que das es interesante, como dices se ha generalizado que la juventud es una etapa donde disfrutar y experimentar, si bien a uno lo define esa etapa, su final no es el final del aprendizaje y de las acciones.
    La otra es que uno puede preguntarse que clase de vida ha tenido el personaje para sentir que sin esa persona ya no tiene sentido seguir, a muchos nos parecerá algo extrema, pero en la medida de que uno conoce mas y mas, uno le va dando una dimensión a las cosas, otro ejemplo podrían ser aquellos que llegan a perder su dinero y sus ahorros y cometen suicidio (construyeron su vida, sus acciones a partir de ese único objetivo, si no lo alcanzan o les es arrebatado ¿que queda?).
    A propósito el servicio donde tienes el audio ha estado fallando, espero tengas un respaldo, y los puedas convertir a un torrent, o bien lo subas a otro servicio por que muchas rolas no están ni en youtube (esta por ejemplo).

    ResponderEliminar
  12. Así es, estimado Arturo, está fallando de nuevo DivShare. esperaré unos días a ver si se arregla, y si no, tendré que subirlo todos los audios de nuevo. Es una lata, porque no tiene mucho que lo hice ante otra falla. Ojalá se arregle, porque igual toma tiempo resubir todo, y es lo que menos tengo en estos momentos... En fin, ya veremos...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  13. Deberías probar el sitio www.goear.com, al parecer es tendencia que los servicios de almacenamiento de archivos (al estilo rapidshare) empiecen a decaer, los servicios de streaming tienen todavia un futuro prometedor.

    ResponderEliminar
  14. Voy a considerarlo, estimado Arturo, gracias por la recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. un parisimo banda la verdad es que llevo un chingo buscando al interprete de algunas canciones que las conservaba en una cinta que me la pelaron de la casa y que nunca supe quien las cantaba....
    una se llamaba
    mambos...."donde estan las palabras que hoy me haran el paro donde estan las palabras que hoy esperara mi voz" etc,etc...
    y la otra empezaba algo asi "era prestarte canicas para verte los chones,jugar encantados con juana y jose y defenderte a golpes si alguien molestaba...."etc,etc...el vato cantaba con su lira....un estilo + o - rupestre.....se los encargo banda hagan parix...

    ResponderEliminar