viernes, 4 de junio de 2010

102. CIPRIANO HERNÁNDEZ MARTÍNEZ (bonus track)

Letra y música: León Chávez Teixeiro.
Intérprete: Gabino Palomares.
Disco: Fabricando la luz.
Obviamente también existe la versión del autor, que puede apreciarse en el CD
De nuevo otra vez, pero en mi opinión esta versión supera a la original. También existe una reciente versión de Roberto González, en el disco homenaje a Chávez Teixeiro llamado La chava de la Martín Carrera.


Cipriano Hernández Martínez
se volvió a levantar,
dizque se desayunó
y se fue a trabajar.
Cuando llegó al lugar
le pidió a su patrón
que le aumentara el jornal.
Su patrón se le negó:
“Las cosas andan muy mal…
Cipriano Hernández Martínez,
te aumentaré tu jornal
si me señalas muy bien…
si me señalas muy bien
quién me va a alborotar”.

Cipriano Hernández Martínez
se volvió a levantar,
dizque se desayunó
y se fue a trabajar.
Cuando llegó al lugar
se encontró a Juvenal.
Juvenal era un hombre,
era un hombre muy cabal.
Juvenal era un hombre,
era un hombre muy cabal.
“Cipriano Hernández Martínez”
—lo invitaba Juvenal—,
“únete al movimiento,
únete al movimiento,
la huelga ya va a empezar,
la huelga ya va a empezar”.
Cipriano Hernández Martínez
le replicó a Juvenal:
“las huelgas no dejan nada,
las huelgas no dejan nada.
Siempre que llego a mi casa
encuentro bocas que llenar.
Siempre que llego a mi casa
encuentro bocas que llenar”.
“Cipriano Hernández Martínez,
¿cuándo podrás entender
que lo que gana el patrón
más la limosna que da
lo fabricamos los hombres
que te invitan a luchar,
lo fabricamos los hombres
que te invitan a luchar?”.
Cipriano Hernández Martínez
se largó a emborrachar,
a visitar al patrón,
a acusar a Juvenal.
Y le pegó a su mujer,
y a sus hijos traicionó.
Y le pegó a su mujer,
y a sus hijos traicionó.
Cipriano Hernández Martínez
le tenía miedo a su patrón.
Cipriano Hernández Martínez
había vendido su valor.

Cipriano Hernández Martínez
se volvió a levantar,
dizque se desayunó,
y se fue a trabajar.
Cuando llegó al lugar,
los soldados se llevaban
al valiente Juvenal,
los soldados se llevaban
al valiente Juvenal.
Cipriano Hernández Martínez
le replicó a Juvenal:
“las huelgas no dejan nada,
las huelgas no dejan nada,
ahora te van a matar
ahora te van a matar”.
Juvenal era un hombre,
era un hombre muy cabal:
“¡Me van a morir,
jamás nos matarán!
“¡Me van a morir,
jamás nos matarán!
¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos, vamos
a regresar!”.


A diferencia de los dos casos anteriores, con Gabino Palomares no cabe duda: pertenece al ámbito de la trova, no del rock. Sin embargo, pese a que compartía la peregrina crítica con que los trovadores atacaban al rock, al final comprendió —al menos en la práctica, por este y el siguiente caso que veremos— que los músicos y compositores de rock podían enriquecer su propio trabajo. Cipriano Hernández Martínez forma parte de esta lista, no sólo porque fue compuesta por León Chávez Teixeiro, alguien también en la frontera del rock y la trova, sino por el poderoso arreglo clásico de rock que realizó y ejecutó la banda de Guillermo Briseño (con el aporte de un magnífico requintista, del que desafortunadamente no tengo el nombre a mi alcance) con instrumentos eléctricos, incluyendo el estupendo solo de guitarra y los típicos aporreos de piano de Briseño. Este arreglo, impecable y potente, incluso propició que la interpretación de Gabino Palomares también adquiriera la potencia rocanrolera que la canción requiere. Además, llevó la melodía de León Chávez Teixeiro a su máximo nivel de intensidad, sobre todo en la bajada de semitonos con que cierra algunas estrofas, así como la original construcción de acordes rápidos y sucesivos que delinean toda la pieza, y que en muchas partes equivalen a un acorde por cada sílaba de la letra, lo que provoca una sensación de vértigo que subraya la reiteración del nombre del protagonista de esta historia de conflictos obrero-patronales, que al final se convierte un una estupenda pieza de rock.
La letra de Cipriano Hernández Martínez reitera una preocupación clásica de las canciones de Chávez Teixeiro: la explotación del trabajador, en este caso centrada en la traición del esquirol potencial, en contraste con el que sí posee conciencia de clase, y que vale más por su pertenencia al colectivo que por su individualidad. Justamente este es el gran sentido de Cipriano Hernández Martínez, que se opone al individualismo que propicia la sociedad de consumo del neoliberalismo, representada en su grado más básico por el obrero egoísta, que también es un producto de su marginalidad. Juvenal, la voz resilente, que comparte el mismo contexto paupérrimo, y no obstante logra discernir el mecanismo de explotación que padece, deja su mensaje de esperanza, cifrada en la lucha organizada, tesis que Chávez Teixeiro ha expuesto en otras canciones, como Ponciano Flores. Así, la extensión de la letra, el recurso de repetir una y otra vez el nombre del traidor, así como el idéntico inicio de sus jornadas, y sobre todo la elección de un lenguaje directo y plenamente narrativo, le dan a la canción el toque de realismo que requiere el tema.

11 comentarios:

  1. Y también hay una versión de Amparo Ochoa en el disco "Mujer"

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Ariel, gracias por el dato. Y por cierto, ya te envié lo convenido...

    ResponderEliminar
  3. "La mujer" es la que viene en el disco de Amparo Ochoa, no esta rola.

    Qué versión tan rara esta, yo no la conocía, con ese requinto acá medio progresivo de la época de los ochentas. Una versión muy rocanrolera ¡y con Gabino Palomares!

    La versión original viene en el disco "Canciones" de León Chávez Teixeiro. Quizá lo más correcto es que su pusiera la versión original, para que el blog fuera coherente con sus planteamientos de no incluir covers.

    Creo que la de Teixeiro tiene más fuerza, más coraje en la interpretación.

    ResponderEliminar
  4. Alfonso, gracias por seguir aportando. Sólo una aclaración: cuando hablé de la exclusión de los "covers" en esta lista, sólo me referí a las versiones de canciones de rock clásico en inglés o extranjeras en general, tanto de la época del rock'n'roll, como la posterior, de grupos como Naftalina y otros, por considerar que una base consolidada de otro idioma o de otro país rompen con la identidad de rock netamente mexicano de la lista. Por ello, y a pesar de que igual se trata de bonus tracks (no hay que olvidarlo), "Cipriano Hernández Martínez" y "La mujer" entran perfectamente en este blog. Y lo mismo cualquier otra versión de otro rockero mexicano, pues si no,¿dónde quedaría el trabajo de Cecilia Toussaint, Carmen Leñero y demás intérpretes? Creo que el criterio es lógico, porque una versión de una rola de otro rockero mexicano, justo por serlo, igual mantiene esa identidad, y se diferencia claramente del otro tipo de cover.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que tal amigo, yo tengo el vinil donde viene este excelente tema. El nombre del que toca la guitarra eléctrica es "Waldo Nieto". Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias por el dato, amigo Héctor. Como ya conté por ahí, yo también tuve este vinil, pero todos los que poseía se me perdieron en una mudanza. Prácticamente todos los he recuperado ya en formato digital, pero en muchos casos, como en éste, sin las portadas ni los datos, así que realmente gracias, porque de esta manera Waldo Nieto puede recibir el merecido crédito por su estupenda ejecución de este requinto poderoso y preciso.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hace ya bastante tiempo tuve un "patrón" que se me acercó "casualmente" para iniciar una conversación en la que me preguntaba "mi opinión" sobre el desempeño de varios de mis compañeros de trabajo, le dí vuelta lo mejor que pude sin opinar algo relevante acerca de su desempeño dentro de la institución en la que laboro, meses después algunos ascendieron y los que no fuimos trasferidos a otras áreas, fuimos relegados dentro del "organigrama". Supongo que hubo varios Ciprianos entre los ascensos, un par me consta, lamentable que continué vigente el tema de tan buena rola. Texeiro sin duda logra hacer una rolota atemporal.

    ResponderEliminar
  8. Coincido totalmente contigo, tanto en el lamento por nuestro subdesarrollo en derechos laborales, como en la conclusión sobre la rola, estimado M.A.R.X.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola pingüino elemental, hace mucho que visito este blog y nunca termino pues cada vez encuentro datos y comentarios enriquecedores. Lamentable situación que vivimos actualmente, este tema bastante vivo en todas partes de la república.
    Gracias por tus aportaciones, las nuevas generaciones necesitamos aprender más del pasado para forjar nuestra identidad y qué mejor abordando el tema desde la música.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Estimada Amatista, qué gusto que sigas visitando estos espacios, y muchísimas gracias por tus generosas palabras. No sabes cuánto me alegra saber que pertenezcas a las nuevas generaciones, como las llamas, y puedas interesarte en la música de estos grandes músicos atemporales de nuestro país. Es algo que dudaba que se pudiera conseguir, y saber que sí se logra, es muy gratificante, sobre todo para un profesor, como soy yo, que de hecho vuelca su vida profesional en esa búsqueda exacta. Espero que sigas aportando tus comentarios.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, por aquí andaré leyendo tus publicaciones.
      Saludos desde Veracruz.

      Eliminar